lunes, 19 de enero de 2009

Beneficios del reiki

¿Sabes?, tienes el mejor médico del mundo en casa. El más preparado, el más profesional, el más dedicado y delicado, el más cariñoso y comprensivo, el sanador más completo de todos los seres humanosde este planeta: TÚ. ¿Asusta tanto poder? ó ¿te asusta tanta responsabilidad?. No importa, son lo mismo. Siempre te dijeron: haz esto, confía en el profesional, sabe más que tú, él conoce el cuerpo humano...
Has vivido bajo muchas mentiras para que estuvieras alejado de quién eres y de conocerte mejor que nadie. Una persona sana y conocedora de sí misma sabe lo que es beneficioso para ella y sabe lo que es perjudicial para ella. ¿Quién sino tú mismo/a te ha de conocer más que tu?. No hay nadie que sepa más de ti que tú mismo/a, nadie!!!. Tú puedes sanar lo que quieras de tu vida. No permitas que nadie te diga lo contrario. Todo aquel que trabaja para la luz, sabe que la sanación es algo NATURAL en el camino de la luz. No acudas a seres que están envenenados por la lógica. Responsabilízate de tu vida y tu salud, y no te arrepentirás.
Eres un ser de luz y por lo tanto, de energía. Nuestra energía pura nos ayuda a sanarnos, equilibrarnos, expandirnos y abrirnos al universo, a su sabiduría y a la nuestra propia. Has de asumir que eres un ser poderoso, sino, no estarías aquí. No somos ningún accidente microbiológico ni hemos venido a pagar deudas kármicas ni chorradas por el estilo. Vinimos a BRILLAR al máximo y a expandir nuestra esencia luminosa. Vinimos a crear una vida espléndida y llena de milagros.
Desde el año 2007 no utilizo mi inhalador para poder respirar. He estado con oxígeno, pruebas médicas, hospitales, UVI y con una asfixia general a causa del asma desde los dos años de edad(se dice pronto). Lo cierto es que el asma era un síntoma de lo que ocurría dentro de mí. El reiki me ha ayudado a deshacerme de ese pesado inhalador y a respirar como dios manda, osea, como yo deseaba. La introspección que realicé gracias a esos ahogos insufribles fue dura y sorprendente, pero con ayuda del reiki todo ha ido a mejor. Fue un complemento divino junto con la terapia introspectiva y muchos ejercicios de visualización sanadora, etc. El reiki FUNCIONA. A mí me ayudó a curarme un asma crónica y destructiva(el pecho lo tengo algo hundido gracias a estos ahogos...cicatrices de batallas, ya me entendeis). Sí es posible curarse, y el reiki es un aliado poderosísimo.
Hoy os voy a dejar un ejercicio simple pero muy efectivo para personas que estén pasando por momentos de crisis ó graves. También es beneficioso para aquellas personas que tienen algún tipo de trauma, ya sea de la infancia, familiar ó de relación. Sería prudente( y es contraproducente) que no lo realizaran personas con algún trastorno mental grave ó que estuviera con tratamientos farmacológicos derivados recetados por depresiones fuertes y profundas. Más adelante explicaré el porqué.
Allá vamos:
1- Túmbate en la cama descalzo/a y relaja todos los músculos del cuerpo. Que estés desahogado/a en la zona abdominal, y te sientas ligero/a.
2- Respira suavemente y profundamente.
3- Cierra los ojos y visualiza durante 5 minutos que una esfera blanca/transparente luminosa rodea toda tu cama.
4- Después visualiza durante 5 minutos una onda muy suave color violeta, que va recorriendo todo tu cuerpo lentamente. Desde los pies hasta la cabeza y viceversa.
5- Ahora coloca tus manos en los costados de las costillas(un poco debajo del pecho) e imagina que sale una abundante fluidez de luz de estas, hacia toda esa zona. Manténte así durante 20 minutos.
Puedes sentirte somnoliento después del ejercicio, incluso puede que te duermas. Eso es muy bueno. Has entrado en un estado de relajación profundo y eso siempre es beneficioso para el alma y el cuerpo.
* Si quieres una consulta privada ó información de algún tipo puedes contactarme a través de mi correo: elenacrespo.elena@gmail.com.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares