miércoles, 25 de febrero de 2009

Sobre los efectos de la ley de atracción ó el funcionamiento selecto de nuestros deseos

Mucha gente piensa que con visualizar un poco sus deseos, estos se van a realizar(¡van dados!...como decía mi padre). Pero esto suele suceder cuando te "conviertes" en tu deseo. Me explico.
Cuando no logramos algo, nos frustramos y con ello creamos un circulo vicioso de queja y de lamento. Yo estoy a favor de los berrinches espirituales, pero también estoy a favor de que cada vez que no logremos algo, recojamos toda la información necesaria de qué es lo que podríamos haber hecho y qué es lo que podríamos haber evitado(por cierto, con esto último no me refiero al consabido arrepentimiento, es innecesario). Muchas veces no tiene nada que ver con el mundo físico sino con el cómo pensamos y sobre todo con el cómo nos estamos sintiendo en el proceso de lograr nuestros objetivos. En realidad, tiene mucho que ver en qué persona queremos convertirnos y qué actitudes queremos desarrollar en ese proceso. En quién nos convertimos dependerá de nuestra forma de elegir y de actuar en los momentos más difíciles ó fáciles de nuestras vidas. Es nuestra forma de ELEGIR ver nuestra vida lo que va a determinar la rapidez ó la lentitud de la llegada de nuestros deseos. Obcécate en que te pertenecen y que van a llegar por encima de todo. Y te aseguro que llegan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares