lunes, 2 de marzo de 2009

Convierte tus caminos en uno solo

Vengo escuchando durante toda mi vida sermones y discursos limitados acerca de cómo utilizar y aprovechar los dones, capacidades y talentos en nuestras vidas. De cómo y porqué debemos elegir determinada carrera ó porqué sería más beneficioso para nosotros elegir la que mejor se nos da. Hasta no hace mucho tiempo, yo también pensaba así, hasta que me ví en la disyuntiva de escoger dos caminos que realmente amo con todo mi corazón y mi alma: la escritura y la música. Me he dado cuenta de que no puedo dividir mi corazón en dos, cuatro ó veinte trozos; me duele demasiado. Soy una gran escritora, una gran compositora y letrista, una muy buena bailarina, una cantante única, una dedicada sanadora, una apasionada investigadora sobre la salud, una diseñadora auténtica y original...y podría seguir hasta mañana sin nigún tipo de problema. Quiero que la gente entienda dicho mensaje. No estoy hablando desde la mediocridad absoluta con la que se comportan muchos personajes mediáticos que no saben lo que quieren y sólo piensan en los beneficios económicos(lo respeto pero no lo comparto...ah! y con eso no quiero decir que a mí no me guste el dinero. A mí me encanta el dinero.) y van mareando la perdiz, no. Estoy hablando de un conocimiento profundo de ti mismo, de un conocimiento exhausto y apasionado de tus talentos y capacidades. Jamás pensé tener tanta energía para dedicarle tiempo a todo lo que amo, pero es así de sorprendente y me siento realmente abrumada y contenta por aceptar con plenitud el camino más maravilloso de la creatividad consciente(de ella hablo en mi primer libro).
No pienso limitarme jamás. Estoy cansada del conformismo y de la mediocridad más inconsciente. La próxima vez que alguien me pregunte¿a qué te dedicas? le voy a responder si tiene tiempo de escucharme...ó para resumirlo, le diré que soy familia de Da Vinci. Y me responderá: ¿el pintor?, y yo le diré: sí, el pintor, el escultor, el inventor, el poeta, el astrónomo...
Soy creativa, punto y pelota. Y quien no lo entienda, que aprenda chino(yo soy más de japonés, por aquello de los samurais. Me encanta su estética, su fuerza espiritual, sus rasgos, su coraje...).
No hemos venido aquí para limitarnos, al menos no yo. Hemos venido a expandirnos, a disfrutar y a dejar muchas bocas abiertas. Hemos venido a ser esponsorizados positivamente y a cumplir sueños, sino ¿qué sentido tendría todo esto?.
Como me dijo un maravilloso profesor mío llamado Gregorio: "Elena, si sigues escribiendo así, llegarás al premio Nobel". Por supuesto, me lo creí a pies juntillas y lo lograré...
Como tantas otras cosas que llevo en mi alma y en mi corazón...
Por si alguien se lo pregunta, soy excelente en todo lo que hago, tengo y soy.

* P.d.: Alicia...gracias por la charla del otro día(con hadas incluídas)...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares