miércoles, 15 de abril de 2009

Cómo "combatir" a los mediocres

Los mediocres nunca vienen solos, no. Lo cierto, es que cuando comienzas a enfocarte en tus objetivos y sueños, estos aparecen como si fueran...
Hagamos una analogía de ellos, ok?.
Imagina que estás en el desierto. El desierto es el lugar perfecto para comprender que en este proceso de auto-conocimiento y auto-respeto estás "solo". La soledad es necesaria para fortalecer nuestro poder y nuestra auto-estima. Bien, sigamos.
Estamos en el desierto, hace calor, mucho calor. No hay agua, no hay comida, no hay nada, sólo nosotros. De repente, recuerdas algo que te dejó preocupado. Y eso era, que las plagas de langostas eran muy habituales en el desierto. Bien, escuchas un ruido ensombrecedor y por la lejanía viene una maralla de bichos voladores que supones en ese mismo momento, que deben ser las supuestas langostas. Te asustas porque te has de tapar para que no te saquen, como mínimo, un ojo. Notas los golpes y las molestias del grupo combativo. Son demasiadas y molestan muchísimo. Permaneces acurrucado y esperas a que se vayan...
Pasado un largo tiempo, te das cuenta que hay cientos de ellas muertas. Tal vez porque se torrificaron con el sol(con tu luz) ó porque les llegó su hora(es imposible permanecer tanto tiempo en el sufrimiento..., hay un momento crucial para elegir ser feliz). Ahora viene lo mejor.
Las pesadas y molestas langostas se van a convertir en tu manjar del día; tienes hambre y el marisco te gusta, incluidas las "tenazas". Eso es lo que debes ver en los mediocres: Una gran comilona de nutrientes, vitaminas, yodo, etc, para fortalecer tu viaje hacia el mundo de tus sueños. ¿A que no te saben tan mediocres?...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares