jueves, 23 de abril de 2009

Mundo de ángeles

Tengo momentos muy duros, algunos días...canalizar se ha convertido en un ejercicio beneficioso y brillante para mi evolución como ser humano, pero sinceramente, hay que estar muy preparada-o para ello e incluso así, a veces no es fácil. m Y me explico.
Quiero compartir mis experiencias acerca de las expresiones naturales del alma humana y que tanto se han condenado durante siglos y siglos. Sé que hay mucha gente que lo está pasando mal, muy mal, en centros psiquiátricos y en clínicas privadas, precisamente, porque la medicina tradicional no aborda los temas invisibles del alma con los cuidados apropiados ni con la apertura mental que estas personas necesitan y solicitan.
Hay que ser muy cuidadosos con las almas; son fuertes y a la vez frágiles, como ángeles suaves que nos susurran nuestro origen y nuestro verdadero hogar. En mi primer libro hablo más detenidamente de todo ello pero quiero hablaros hoy, de la sensibilidad extrema de muchas personas que se sienten desorientadas y poco más que "locas".
Para mí, la telepatía, los presentimientos, la visión interna, el tacto consciente, la clarividencia, la clariaudiencia y un montón de guías invisibles que no nos enseñan en la escuela ni en ningún otro sitio son formas naturales de comunicarme con mi yo más profundo y transparente; han venido conmigo desde que nací y ahora las acepto y las abrazo fuertemente, pero tuve épocas terribles y llenas de un sufrimiento insoportable por no comprenderlas.
Digamos, que siempre he sido una mujer que le ha encantado encontrar sus propias respuestas a través de muchísimas preguntas, a través de muchísimo raciocinio, y eso, casi me vuelve literalmente, loca.
El cuestionarte tantas veces si lo que vives o ves en otros es cierto, puede llevarte a una locura transitoria peligrosa.
No había nadie que me explicara qué significaban mis visiones ó mis presentimientos, ó mi clariaudiencia ó más cosas que he vivido, y a pesar de vivirlas en primera persona, mi mente no permitía que yo fluyera con ellas. Ahora observo todo el proceso...y doy gracias por vivir lo que viví.
Hace muchos años decidí abandonar mi GRAN intuición; la odiaba porque no la comprendía, no quería comprenderla. Estaba tan asustada!!!...jamás he sufrido tanto como abandonando mi intuición, mi sentir tan mágico y poderoso, mi guia suprema. No creo que nadie me haya hecho tanto daño en mi vida como dejar ese acto tan simple: ver lo que veía con los ojos de mi alma.
Y eso fue hasta que decidí hacer las paces con ella.
Elegí ser la diosa que era y que siempre había sido.Y ha sido la mejor elección que he hecho en toda mi vida: aceptar quién era y olvidarme de lo externo, por completo.
No estoy hablando de una simple intuición que puede tener cualquiera en un momento dado...no. Estoy hablando de ver a la gente, de VERLA. Sé que parece difícil de entender e incluso para mí es difícil de explicar, pero VEO a la gente tal como es.
Sé quién es quién, y qué papel juega cada cual en un momento determinado. Obtengo información de cualquier tipo, sea lo que sea, y procuro ser prudente en el cómo me relaciono con las personas que aparecen en mi vida. Trato de verlas con luz, siempre. Pero muchas veces veo cosas muy desagradables de otros seres humanos...cosas que muchos no quisieran escuchar ni ver, ni saber que existen determinados seres humanos...procuro centrarme de nuevo en la luz.
A veces veo a una gran masa adorando a alguien "tenebroso", y me doy cuenta de que se niegan a ver la realidad de quiénes son los que adoran.
Pero eso no es un trabajo para mí. Sólo quiero centrarme y enfocarme en que cada uno de nosotros es luz, y despertará en cualquier momento. Eso es lo que creo y lo que elijo creer. Porque te aseguro que cuando despiertas, las cosas NO SON LO QUE PARECEN.
He escrito esto, porque sé que hay muchísimas personas que están sufriendo sin entender sus propios dones naturales del alma, y quiero que entiendan que es hora de ser quiénes somos, por MUY MARAVILLOSOS QUE SEAMOS. Es hora de ser tú, y de olvidarse de lo que quieren los demás de ti ó esperan de ti.
Y recuerda, que los ángeles humanos tienen dones que multiplican sus alegrías...conmigo ha sucedido.
Tengo todo un reino invisible para mí sola...


1 comentario:

  1. Con tenebrosos, quiero decir, sin claridad. No estoy hablando de diabólicos ni satánicos ni ningún adjetivo católico religioso. No estoy ahí.

    ResponderEliminar

Entradas populares