miércoles, 15 de abril de 2009

Sobre el cáncer

En mi primer libro, trato especialmente el cáncer de mama y el cáncer que viví con mi padre(bueno, en realidad el que él se creó). Cada vez que hablo sobre este, muchas personas se sienten ofendidas y perdidas con respecto a mis planteamientos, que no son menos acertados que la misma ciencia y la misma psicología del alma humana.
Hay que comprender algo muy importante, y quiero hacer antes, unas cuantas reflexiones sobre qué son las enfermedades para cada uno.
Cuando alguien me dice que una enfermedad es hereditaria le pregunto cuáles son sus creencias religiosas ó espirituales. Me suelen responder que creen en dios...pero que hay gente que tiene que pasar determinadas pruebas físicas para la evolución del alma ó porque dios quiere que seamos más fuertes en nuestro viaje terrenal, ó porque simplemente la genética actúa ó porque te "toca".
Sinceramente, teniendo estas creencias no me extraña que acumulemos mucho resentimiento hacia un dios bastante cabrón e inmutable con el dolor ajeno, todo hay que decirlo.
Y ese resentimiento viene de la inconsciencia y el poco conocimiento que tenemos de nosotros mismos. ¿Quién es dios? ó ¿qué es dios?.
Más fácil me lo ponen los católicos. No dijo un tal Jesús de Nazaret que dioses sois???. No dijo que mayores cosas hariamos nosotros???. A veces me da por pensar que la gente no lee tanto como dice...
Al grano. Lo que trato de decir es que una enfermedad no es una prueba que te manda dios, es mucho más simple que eso y puede ser menos doloroso. Una enfermedad es el síntoma y la causa de que no estás comunicándote bien con tu espíritu creador y poderoso. Tú eres dios. No esperes que venga nadie a salvarte ni a curarte ni a bendecirte ni a adorarte. Por cierto, deja ya de adorar a nada ni a nadie!!!. No es era de adorar, sino de despertar!!!.
Tu enfermedad es un indicativo de que tu alma necesita expresarse de la forma que te indica. Escúchate. Rompe muros y creencias. Create nuevas creencias que te beneficien, que beneficien tu salud mental y física. Limpia tu memoria pasada y presente. Date lo mejor, no mereces menos. No estás aquí para hacer feliz a nadie, excepto a ti mismo/a!!!.
El sistema de creencias de mi padre era duro y muy contraindicativo para su propia salud. Hoy,creo que lo hizo lo mejor que pudo y supo, y eso es suficiente, pero su proceso de auto-limpieza y rendición me dejó muchas lecciones que debo enseñar y seguir recordando.
Dios no quiere que seas infeliz, a no ser que tú desees ser infeliz...y dudo que así lo quieras.
Jader Tolja, médico y psicoterapeuta italiano, dice que las enfermedades son funciones amigables para el cuerpo humano; yo estoy absolutamente de acuerdo.
También dice que las personas que tienen cáncer suelen tener una dicotomía. Están entre sentir y no sentir, y es ésa duda, la que cortocircuita el sistema inmunológico y permite un fallo negativo en el sistema celular. No llegan bien las ondas y la felicidad correspondiente al sistema inmunológico. Sentirse culpable por sentirse mal es una contradicción para nuestro cuerpo físico. Hay que abrazar las emociones y los sentimientos tal como vengan. Hacernos dueños de estas para poder transformarlas e iluminarlas.
La culpabilidad nos ha enseñado muchas formas de rechazar nuestro propio sistema de creencias único y benefactor, y eso no podemos permitirselo a nadie ni a nada. Nuestras creencias religiosas ó espirituales deberían permitirnos la libertad de ser nosotros mismos...y aceptar de una buena vez, que nosotros SOMOS EL DIOS QUE ESTAMOS ROGANDO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares