martes, 16 de junio de 2009

Tinta en el alma

Hoy debo confesar algo muy importante.
Hoy me siento realmente frágil, asustada y sensible. Lo sé, sé que puede sonar a debilidad extrema y que "debería" guardar para mi intimidad partes realmente importantes como momentos de soledad y auto-reflexión pero mi intimidad, es la...escritura. Mi propósito en la vida es, entre otras muchas cosas, escribir.
Y escribo con todo mi corazón, con lo que hay dentro de mí; hoy...no mañana ni dentro de unos días, ni lo que fue ayer. Hoy... esto es lo mejor que puedo dar de mí.
Hace unos cuantos días leí algo que me llegó profundamente al alma, algo que me tocó de una forma que no podría explicar ni con palabras ni con gestos ni con un lenguaje conocido...
James A. Ray, exitoso escritor y gran profesional del coaching, puso una frase realmente importante para mí. Hablaba del propósito y aclaraba que un propósito no era una meta,que no tiene nada que ver con un objetivo.
Lo ví tan claro que me sentí agradecida, muy agradecida en el momento que llegó a mí.
Sentí(y siempre lo he sentido) que hay seres que se dedican exclusivamente a profundizar continuamente en sus vidas quiénes son y porqué hacen lo que hacen...mientras escribo esto tengo unas ganas enormes de llorar pero estoy en la biblioteca y trato de calmarme un poco para no montar un show bonito.
Desde que tengo uso de razón...escribo(dios...ya he comenzado...). Escribo para poder conocer a otros, para que otros me conozcan, para que otros me amen, para verme y amarme, para tocar a otros, para aliviarlos, para cuidarlos, para sonreirles, para guiarlos, para que me guien, para decir hola, para decir te amo, para desnudarme, para reirme, para hacer reir, para iluminar un momento de oscuridad, para encontrar respuestas, para hacer las preguntas correctas, incorrectas, para hacer las preguntas que quiera, para ser libre y sentirme libre, para encontrarte y para encontrarme...
Escribo porque es mi lenguaje; el lenguaje de mi alma, de mi espíritu, de mi vida, de mi existencia...y me doy cuenta de que yo ya estoy cumpliendo mi propósito,y lo estoy haciendo AHORA.
Y que por muy elevadas que sean mis metas nunca serán lo suficientemente hermosas como lo es mi propósito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares