miércoles, 8 de julio de 2009

Lecciones más que duras

He tenido lecciones muy fuertes en mi vida, lecciones durísimas que sé que muchos seres humanos no han podido superar en las mismas circunstancias. Lecciones que he superado gratamente y otras en cambio...no. Al menos eso creía hasta no hace mucho...
Debo confesar que hay una lección que se me ha presentado de nuevo, que se me presentó de nuevo para VER si la había entendido ó no. Creía que no la había superado...hasta que el dolor me indicó el camino y tuve que VER de nuevo su valioso mensaje: "merezco más de lo que me imagino, mucho más de lo que espero de lo que creo estar recibiendo"...
He sufrido muchísimo en las relaciones amorosas, y lo he hecho, porque para mí el amor no es un juego. Vivimos en una sociedad donde el amor se ha convertido en un burdel donde todo el mundo puede hacer lo que le dé la gana. No estoy para nada de acuerdo con la frase: en el amor y en la guerra TODO VALE. Decir eso ó creerlo, es una falacia. No creo que en el amor TODO VALGA. A veces sufro incluso nombrando la palabra amor, es demasiado fuerte para mí; demasiado honorable como para hacerla añicos. Tengo un corazón fuerte y frágil a la vez...mis niveles de romanticismo rozan hasta el ridiculo de lo que puede sonar en esta tierra, falta de tanta dulzura y pureza...en muchas ocasiones...
Soy una mujer pura, no tengo dobleces. Lo que doy, lo doy con toda mi alma...y siempre creo que los demás también hacen lo mismo para conmigo.
Pero eso no es cierto, no es del todo cierto.
Mi nivel de entrega siempre ha sido más alto que mi nivel de recepción, y eso, es un problema.
Me he sometido( y he dicho, ME HE sometido) a manipulaciones psicológicas por parte de las personas "amadas" y eso me ha traído mucho sufrimiento y mucho dolor. No todo el mundo está dispuesto a pagar el precio del compromiso ni de la entrega absoluta.
No todo el mundo SABE LO QUE DICE Ó EXPRESA. Y uno debería medir( y con medir me estoy refiriendo a conocerse ó conocer lo que uno desea en su vida) lo que dice ó lo que piensa ó lo que cree que siente...los corazones no están hechos de metal duro ó material que se pueda reciclar. El corazón está hecho de amor, de luz...y sólo se alimenta de este. Todo lo demás duele, duele mucho.
En mi vida diaria no hablo de cosas que puedan ofender a los que realmente amo. No hablo de amistad cuando no me comporto como tal, como una amiga... De hecho, tengo pocos amigos. Muchos conocidos pero pocos los que realmente me conocen, pocos amigos.
No hablo de amor directamente a nadie por el cual no sienta nada.
Y muchísimo menos me dedico a propagar atenciones que no van dirigidas a la persona en concreto. No me hago cábalas psicológicas ni me dedico a averiguar qué ha querido decir alguien cuando no sé si se dirige a mí ó a su madre!!!.
Hace mucho tiempo, después de salir de un hospital, tras una grave sacudida de ansiedad, me prometí algo, algo muy importante para mi corazón y mi alma.
Jamás volveré a llevar traje de pitonisa, rescatadora ó polícia para averiguar qué siente alguien por mí. Me prometí que el hombre que llevo dentro de mí, el alma que llevo dentro de mí que me dice: "Yo jamás te haría daño, mi diosa. Yo caeré rendido a tus pies y sólo desearé hablarte a ti y a tu corazón, en privado, en nuestra luna azul...a ti. Hablarte no será un sacrificio ni un obstáculo, sólo desearé encontrarte para abrazarte y no dejarte escapar jamás..." sería el que llevara las riendas de mi corazón. Un hombre que me conoce sólo con mirarme y que a la vez desea descubrirme en todos los sentidos, en todos los aspectos de la vida. Un hombre que llevo tan clavado en mi corazón, que sé, que jamás podría hacerme daño...
Estoy cansada cómo a la gente se la intenta convencer ó engañar con esa estúpida y barata psicología de masas diciendo que: "libérate de tus miedos, no pongas muros a tus relaciones, ábrete a los demás...".
Creo que yo soy de las únicas que voy a decir: -aprende de tus dolores y de los comportamientos que te hicieron daño en el pasado y no vuelvas a cometerlos.
-Pon muros a los que intentan llevarse algo de ti sin desnudarse completamente al llamar a la puerta de tu alma.
-Cuídate, cuídate mucho...y sobre todo, no temas a la soledad.
-No te conformes con cualquiera que crea ser parte de ti y no se comporte como alguien digno de ser conocido profundamente por tu ser REAL, MAJESTUOSO.
-Y por supuesto, no permitas que alguien entre a tu casa sin pagar el precio correspondiente. Tu casa no es una casa de citas ni una discoteca. Es un lugar sagrado y debes tratarlo como tal.
Y quien no lo entienda...es porque no te conoce y tampoco quiere hacerlo.
Basta ya de psicología barata, de engañar a la gente con tanta basura emocional y mental.
La gente merece ser libre y sentirse libre.
Y cuando te sientes mal, cuando te sientes muy mal es porque alguien no ha respetado tus límites y nisiquiera los ha escuchado, y tú debes poner remedio a eso AHORA.
Cuídate...como yo deseo hacerlo ahora.
Que cada uno cuide de sus miedos y de sus inseguridades pero que se olvide de proyectarlos a los demás. Cuando comienzan las proyecciones, alguien no está centrado en sí mismo y eso supone un problema para cualquier relación.
Cuídate...porfavor. Tú eres la única persona con la que vas a vivir el resto de tu vida.

1 comentario:

  1. Tengo una duda.
    El problema es saber DIFERENCIAR cuando uno se SIENTE libre y cuando uno ES libre.
    Uno puede sentirse bien y simplemente no estar bien. ¿Y como me doy cuenta de ello?

    Muchos confunden eso.
    Por ejemplo: Para los Norteamericanos SER y ESTAR se dice igual: TO BE.
    Y realmente: SER y ESTAR NO ES LO MISMO.

    Disculpame si te mezclo todo jajaj.Es que aveces me siento LIBRE,pero se que no lo soy.

    SALUDOS y GRACIAS.

    ResponderEliminar

Entradas populares