martes, 1 de septiembre de 2009

Aceptando lo que es y viendo lo que es

Las personas son perfectas tal como son. Sí, perfectas. Aunque te sientas como te sientas con ellas, son perfectas tal como son. Y si dejas de sentir emociones extremas hacia ellas como: enfado, ira, desesperación, tristeza, decepción...te darás cuenta de que deben ser quiénes son, y en el fondo, te alegras de que así sea. Tú eliges cómo sentirte con quién estás...
Ahora mismo, todo el mundo es QUIÉN DEBE Y QUIERE SER, y lo mejor que te puede pasar es que aprecies y ames a las personas por ser quiénes son, porque a su misma vez estas te ayudan a ser quién quieres ser. Hoy, todo es como debe ser y ahí reside la magia de sentirte libre y sobre todo, FELIZ.
Aceptamos los colores tal como son, el día, los jardines llenos de flores, las aves,...y las personas, ¿qué?.
Que un hermano no tenga los mismos objetivos y creencias que tú no quiere decir que no puedas amarle. Que una amiga que ha estado durante muchos años a tu lado decida alejarse de ti por incompatibilidad de creencias no quiere decir que no le desees la mayor de las felicidades en su vida. Que un hombre que aprecias y estimas no cumpla con tus expectativas como "pareja" no quiere decir que no se convierta en un gran amigo...
Que las heridas y las decepciones no te encierren en tu dolor y no permitas que no te dejen ver quién es quién y porqué está en tu vida. Ámate lo suficiente como para ver eso...y más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares