jueves, 17 de septiembre de 2009

Discernir entre lo adecuado e inadecuado

Cuando has amado mucho a alguien y llegas al punto de ruptura en esa relación, hay una fase muy importante en el desapego emocional porque ya no existe un nosotros, sino un yo que cuidar, que curar, que respetar y que amar. Y ese yo, eres tú.
Hay muchas mujeres que se pierden y se auto-engañan creando una forzada y falsa amistad con sus "ex". No es sano intentar ayudar a tu ex-pareja con su nueva pareja a instalarse unos "pocos días" en TU CASA, sólo porque os quisisteis mucho(este ejemplo le sucedió a una mujer a los pocos meses de separarse). Ese hecho denota una inmadurez y codependencia emocional muy grave, por no decir que esconde un dolor no asumido disfrazado de "incondicionalidad" sin límites. Eso no es justo para ningún corazón...
No es sano seguir manteniendo una "amistad" con alguien que no te ha querido NUNCA, por lo tanto, NUNCA hubo ninguna amistad. ¿Para qué engañarse y seguir hiriéndote?. Ámate lo suficiente como para darte cuenta de qué es lo que ganas y sumas con todas las relaciones que tienes en tu vida. Date cuenta de quién te ama y de qué maneras, y sobre todo, por encima de todo, mira cómo te amas tú.
Observa qué aceptas y qué no aceptas en el trato que te da la vida. Estás aquí para ser agasajado-a y adorado-a. Ese es tu destino y no hay discursión en ello.
Dale tiempo al tiempo y respeta tu espacio y el del otro. Sánate y deja que se sanen los demás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares