miércoles, 9 de septiembre de 2009

Ego paternal-maternal

Hay muchísimos padres(y cuando digo muchísimos, me refiero a casi todos...) que tienen ciertas actitudes ególatras con respecto a sus hijos, y es hacerles creer a los niños y a sí mismos que estos son "creaciones absolutas" de ellos. Nada más lejos de la realidad.
Tus hijos no son tus creaciones(por muy bien que te lo pasaras aquella noche) ni son trocitos de ti mismo-a que se expanden en el universo.
La dormidera general de muchos padres lleva a conversaciones y frases tan absurdas como: "tiene mis ojos, tiene mi sentido del humor, ha salido al carácter de su padre, tiene mi inteligencia, tiene mis pies, es tan retraído como yo, es valiente como su madre, tiene el mismo color de pelo que su abuela materna..." y podría seguir poniendo gilipoyeces tales hasta reventar a la consciencia. Osea, el niño no tiene nada que sea de él mismo.
Es evidente que haya ciertos parecidos genéticos(si la gente se escuchara más, se daría cuenta de que parecen subnormales profundos); obviamente no van a tener como brazos, ramas de árbol o como pies, patas de pingüino!!!. Hasta ahí llegamos todos, ¿no?. Bien, sigamos...
Pero por mucha genética que haya, tu hijo NO ES NINGÚN TÚ.
Tú no has creado el alma de tu hijo, ni muchísimo menos SU SER.
Tú creastes un climax en el momento en que concebiste a tu hijo(y no me hagais ser gráfica con esto!!!) y creastes un espacio interno donde invitabas con tu forma de pensar, de sentir y de ser a un alma ÚNICA que iba a cambiar tu mundo. Que en definitiva, sería tu maestro, tu maestro titulado y ELEGIDO por ti.
Nadie se parece a nadie, y tu hijo, mucho menos que nadie. Tu hijo es único siendo quién es.
No tiene NADA DE TI, excepto tu amor, si así lo deseas...

1 comentario:

  1. Acabas de describir a mis padres!!! Siempre estan compitiendo por el "Se parece mas a mi". Hasta quieren que me dedique a lo mismo que ellos...

    Gracias, es un excelente articulo

    ResponderEliminar

Entradas populares