jueves, 17 de septiembre de 2009

Gratitud infantil

Doy gracias por mi imaginación; esta me ha llevado a lugares maravillosos cuando era niña...
Gracias por mi inventiva creativa; siempre jugaba sin parar y con una felicidad inexplicable.
Gracias por mi liderazgo; hizo que me sintiera poderosa, admirada y querida.
Gracias por mis amigas de la infancia; si algo me puedo llevar de esta, son ellas.
Grandes corazones llenos de bondad, una bondad que llevo guardada en mi alma y mi corazón, corazones llenos de alegría y de diversión. Si ha habido una niña que se sintiera amada por sus amigas de la infancia...esa niña fuí yo.
Me sentí tan importante, tan honrada, tan vista!. Me sentí mucho más que querida...
Y hoy, reconozco que ellas fueron mejores amigas que nadie en aquellos momentos, y que a la vez, fueron mis líderes y mi fuerza para continuar aquí...me aceptaban tal como era y me regalaban tantas cosas, tantas sonrisas y risas, tantas oraciones, tantos buenos deseos, tantos momentos brillantes, sin heridas ni enfados trascendentes.
Tanta pureza, tanta belleza, tanta alegría!.
Gracias por esas pequeñas hadas y hados que tocaron mi alma y la cambiaron para siempre. Cuánto amor recibido y entregado.
Tan fácil, tan sincero...sin expectativas de ningún tipo.
Gracias por todos los sueños que tuve...por su magia, por su fuerza y autenticidad.
Gracias porque puedo sentir gratitud por muchas cosas...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares