viernes, 2 de octubre de 2009

Aprecio mi sagrada salud

Aprecio de verdad mi salud infinita.
Aprecio muchísimo todos los gestos cariñosos y atentos que me otorgan todos los seres que se cruzan en mi camino, porque todos ellos me sanan y hacen bien a mi cuerpo y mi alma.
Aprecio a los animales que se acercan contentos a saludarme y a olerme y a lamerme y a decirme: hey!!!, HOLA!!!. Diciéndome así que soy IMPORTANTE EN EL UNIVERSO.
Aprecio la cálida bienvenida que me da el sol por las mañanas; me da el alimento que necesito para todo el día, la energía y la vitalidad, y encima me recuerda de dónde vengo y de qué estoy hecha.
Aprecio la frescura de las plantas y los árboles que engalanan toda la frescura de mi alma y de mi cuerpo.
Aprecio la sensual lluvia que roza mi piel cuando menos lo espero, y le doy las gracias por limpiar mis cargas, tensiones o pesares. Está aquí para hacerme sentir saciada de cualquier sed.
Aprecio a los médicos que te sanan simplemente con una sonrisa, con un : estarás mejor, no te preocupes, con una suave caricia en la espalda y una palabra que le viene de la salud y bienestar que lo atesora.
Aprecio a todos aquellos que muestran valor para enfrentarse a los miedosos, los inseguros, los inconscientes y los temblorosos. Aprecio realmente su luz, su apoyo a la sabiduría que los guía y tanto bien causa a todo el planeta.
Aprecio a los que escriben poesía, cantan y bailan. Todos ellos sanan más rápidamente que cualquier médico licenciado. Porque ellos comprendieron que la salud comienza con un buen canto, un buen baile y una amorosa poesía.
Aprecio a los niños, y más que apreciarlos...los adoro. Siento una infinita gratitud por tener semejantes ángeles en la tierra. Ellos sanan sin saberlo, sin recordarlo o sin desearlo. Porque lo único que son: es pura LUZ.
Aprecio los medicamentos que aliviaron momentaneamente mis sufrimientos, los aprecio y les doy validez. Ellos me salvaron muchas veces la vida...pero más aprecio, la salud que se apoderó de mi mente, de mi alma y de mi cuerpo. Aprecio de verdad sentirme consciente y ser consciente de que puedo respirar bien y ser simplemente, feliz.
Aprecio la llegada de la creencia: " vivo en perfecta salud y el mundo que me rodea sólo lo corrobora y lo refleja".
Aprecio la alegría conque muchas personas acogen las "malas noticias" y las abrazan sin miedo, para así convertirlas en flores de más de un día.
Aprecio el humor que tienen miles de enfermeros y enfermeras ante la llamada enfermedad, ellos lidian todo el día con la llamada "muerte" y saben que algún día llegará ese cambio a sus vidas...por ello aprecian tanto humor y tanto amor para los que tratan de recuperar esa parte saludable de ser y de estar.
Aprecio a las personas que valoran la salud, y dan y regalan prioridad a otras miles de personas a que recuperen la suya, dándose y entregándose en cuerpo y alma. Esto va por todos los médicos que ayudan "gratuitamente" a otros. Me siento inspirada por su incondicional generosidad...
Aprecio que los niños sepan indicarnos cuál es su estado emocional y cuál es su estado físico. Aprecio su maestría a la hora de mostrarnos: cómo debemos actuar para con nosotros y con los demás desde los sentimientos.
Aprecio los milagros físicos, emocionales, espirituales, mentales...los aprecio como mi propia vida. Porque son ellos los que me indican que no estamos solos y que si existe un dios...es sólo BONDAD Y ALEGRÍA.
Aprecio a todos los profesores que se ocupan de la salud física y emocional de sus alumnos. Aprecio su cariño, su calidez, su amor por estos. Los aprecio de verdad.
Aprecio a las personas que se ocupan de los niños en general...
Aprecio a los payasos, a todos aquellos que intentan sacar una risa o sonrisa a los más pequeños. No hay alimento más GRANDE QUE ESE. No puede haber alimento más importante que reirse y hacer reir.
Aprecio a todos los cómicos del mundo, a los que hacen reir sin parar, a los que consiguen y ganan sonrisas de los más "difíciles", a los que viven de sonrisas. Gracias por todos ellos...¿qué hubiera sido de mí sin tanta risa en mi vida?.
Aprecio a los músicos...no tengo porqués que pueda expresar con palabras. Para mí, si hay un dios o religión sagrada, si hay una respuesta clara, si hay alegría, si hay sentido de todo esto...lo es, gracias a la música. Mi gran madre, mi gran padre. Mi gran médico, mi gran amiga del alma. Sano en cuanto escucho cualquier pieza clásica, cualquier pieza de jazz, cualquier pieza dance, cualquier pieza pop, cualquier pieza, cualquier pieza...y como lo aprecio de verdad, espero que podais leer esto con esta maravillosa obra de arte. Un abrazo. Os aprecio.
http://www.youtube.com/watch?v=geDUXEoOCwE

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares