Confusión


Huyo de tu boca...tu boca que siento, me espera.
Ansiosa y dulce, perfecta y húmeda.
Y mi boca se esconde entre dos diosas blancas, tímidas y tiernas.
Mi boca te desea y a veces siente tu aliento,
antes de llegar a rozarla...
y mis diosas temblorosas le dan paso a tu impetuosa,
alegre y jugosa...alma inquieta y apasionada.
Tus manos vuelan hacia mí,
apresuradas y generosas.
Y tú crees que no me doy cuenta,
que finjo no verlas...
Te veo entero, desnudo y completo.
Te siento en mí,
vives en mí,
y te quiero.
Te quiero tanto que estoy asustada,
desarmada y sin planes de ningún tipo.
Te quiero tanto que no puedo dejarte solo en tu luz,
en mi luz...
Te quiero tanto, tanto, tanto, tanto...
y me siento tan confundida, tan abierta, tan desnuda!.
Sólo pienso en tu boca y en la mía,
sólo en ellas...
y en cómo pueden y desean amarse.
Apareciste fresco, sonriente y ...más pleno.
Y yo aparecí despistada, renaciendo y blanda,
como el capullo de rosa,
como el bebé durmiendo.
Y sigues insistiendo,
y yo sigo huyendo...
de tu boca,
de tu eterna boca.
La que deseo para mí,
sólo para mí...
sólo para ti.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿Porqué mi hijo me odia?

La consciencia de la "posesión"