lunes, 16 de noviembre de 2009

No te fíes de tu sombrero


El otro día leí un libro muy interesante que hablaba de los comportamientos típicos que tenemos, en general, hacia las personas que están tristes, deprimidas, angustiadas, apagadas, etc...y la verdad, me asusté.
Me asusté encontrar unas verdades como templos, pero me alegré de encontrarme riéndome a carcajada limpia por verme reflejada en aquella "gran verdad".
Decía que, las personas tristes reciben muchísima más atención y ENERGÍA que las personas que son felices y alegres. Y que en el fondo, las personas felices no reciben mucha atención positiva de parte de los otros(sobre todo, si estos están dormidos).
Personalmente, me encontré con una verdad que no fue agradable para mí.
Encontré que en muchas ocasiones de mi vida, he buscado o he deseado ser "comprendida" de una forma un tanto extraña, osea, quería que el otro estuviera a la par en cuanto a tristeza o angustia o whatever fotonovelera.
ESO NO ES JUSTO, ni para ti ni para el otro.
La felicidad debe estar por encima de cualquier emoción, aún a pesar de que tú seas el objeto de las melancolías correspondientes.
El ego nos juega malas pasadas.
Nadie puede DARNOS LA FELICIDAD, nadie tiene el deber universal de hacernos felices.
Ahora lo entiendo un poco mejor, un poco más.
Ahora comprendo que cuando alguien está feliz, tú debes unirte a ese sepelio y tener la suficiente humildad como para reconocer a un maestro del bienestar y seguirlo en su "onda de luz".
No estoy diciendo que no tengamos derecho a sentirnos tristes, deprimidos o angustiados.
Estoy diciendo que aprendamos de la felicidad más a menudo.
Que aprendamos de la gente que nos está ofreciendo una puerta a sentirnos mejor, a sentirnos más alegres y divertidos, más vivos.
El ego no sólo está en esas personas que "viven de puta madre" mientras el resto nos jodemos 15 horas diarias en un curro que no nos gusta. No.
El ego yace en todo aquel que elige sufrimiento en vez de bienestar y hace de su vida un fotomontaje mierdero del victimismo más puro y duro.
En resumen, no te preocupes tanto por los ricos y las "estrellas" que viven de que te cagas, sino ocupate por ti.
Tú tienes más ego del que te crees...mientras sigas viviendo en la puta miseria y en la mediocridad.
Así que, ponte las pilas y aprende un poco de esas estrellas, que al menos, fingen ser felices... o a lo mejor, LO SON.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares