martes, 29 de diciembre de 2009

Fantasmas de medianoche


Hoy, alguien cercano a mí y al que quiero mucho me ha dicho que he cambiado mucho y que la psicoterapia me sentó muy mal al realizarla y me hizo otra mujer que no conoce.
Es cierto. Soy otra mujer. Soy quién quiero ser, quién siempre quise ser. No soy la misma, gracias al cielo.
Las proyecciones se dan mucho en personas que no quieren verse a sí mismas y adentrarse en lo enigmático de sus almas y corazones. Las proyecciones se dan en personas que están asustadas, aterrorizadas por no ser aceptadas por otros, por la sociedad, por el mundo en general.
Yo sé lo que es perder el centro, perder la dignidad y el valor de ser una misma. Lo sé.
Y recuperarte, recuperar esa parte que sólo tú bien conoces es una de las experiencias más gratificantes que puedes experimentar.
Hay muchas personas en mi vida que creían que me conocían y se dieron el susto padre cuando vieron quién era y de qué estoy hecha.
Reencontrarme a mí en mi presencia es...no puedo describirlo. Mis creencias se han venido abajo, mis ideas acerca de muchísimas cosas están derrumbándose y mi mundo no es el que era.
No lo es. Gracias a las diosas.
Ahora mismo estoy emocionada porque veo en mí a una mujer que un día creí que no sería posible ser...estoy impresionada.
Me siento como un huracán al que nadie puede detener...nisiquiera los seres más cercanos a mí pueden con ello.
Introspeccionarse es duro, mucho más duro de lo que la gente cree a simple vista. Es un arduo trabajo; difícil y controvertido para el mundo que te rodea. Jamás me he sentido tan satisfecha conmigo que AHORA, a pesar de la época dura, de la época de maestría absoluta...
No sé cómo he podido llegar hasta aquí sola, pero lo he hecho. Lo he hecho gracias a mi tesón, mi trabajo, mi disciplina y mi fé en mí misma, y no voy a permitir que nadie destruya o intente destruir toda la esperanza que tengo en mí y en mi propósito de vida...que no es nada simple.
Cuando esperes que alguien que quieres sepa discernir el respeto del no-respeto pregúntate algo muy importante:- ¿se respeta esta persona a sí misma?. - ¿respeta sus límites?. -¿habla lo que camina y camina lo que habla?.
Sé honesto contigo y no esperes nada de nadie, y sobre todo de las personas que tienes más cerca...ya que son estas tus grandes maestros del camino.
Si alguien no se respeta a sí mismo...¿cómo esperas que vea lo que es el respeto???. ¡¡¡NO PUEDE!!!. Es imposible por ley natural de vida.
El respeto refleja respeto y el no-respeto ...crea mucho dolor.
Aléjate de las personas que no están en tu misma comunión de la vida; la calidad del tiempo vivido que sea llenado con amor y con personas que puedan transmitirte ese amor que MERECES, ese respeto QUE MERECES, esa adoración que MERECES.
Los fantasmas de medianoche generalmente aparecen en las personas más cercanas y especialmente en la "familia". Cuando no hay amor del bueno, hay algo que debe solucionarse y lo mejor es que sea perdonándonos a nosotros mismos por TODO.
Tú mereces ser feliz y no has venido a cumplir las expectativas de NADIE. Sólo has venido a cumplir con tus expectativas sobre ti y sobre TU FELICIDAD.
Piensa en ti. Sé profundamente egoísta. Y fíjate bien: profundamente...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares