Pensar en ti


Mis palabras son limitadas, tontas, tímidas...no dicen nada de quién soy,
de lo que siento, de lo que no siento.
Pienso en ti a cada instante.
Estás en mis sueños, en mis pechos y en mis pies.
Estás detrás de mí, en el aire, en el cielo.
Pienso en ti, constantemente, arduamente.
Tengo fiebre y tú eres mi bálsamo, mi medicina.
Tiemblo si apareces y si no apareces, muero.
Pienso en ti y no sé cómo llegar a ese lugar íntimo y oscuro...
Tan oscuro, tan nuestro, tan tuya...
Pienso en ti y me estremezco.
Soy tuya,
aún sin tú saberlo...

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Porqué mi hijo me odia?

La consciencia de la "posesión"