lunes, 18 de enero de 2010

La desconfianza no tiene hogar


Ser desconfiado es un conjunto de palabras que se contradicen.
Serlo, es una ilusión.
Lo que quiero decir es que puedes sentir desconfianza pero eso no conlleva el ser desconfiado, no.
Sentir desconfianza puede ser positivo en muchos sentidos.
Si desconfías de cierta persona y de sus intenciones puede significar que alguien mejor te espera en otro lugar, ya sea una amistad, pareja o compañero de trabajo...
Si desconfías de cierta oportunidad laboral puede significar que te espera otro trabajo mejor o puede indicarte el camino a tu nueva profesión; esa que tanto deseas desempeñar y no te atreves por prejuicios externos o inseguridad.
Si desconfías de cierta entidad bancaria puede significar que hay otras entidades que pueden ofrecerte ofertas mejores que esa y profesionales de la economía que velen por tus intereses y tu confianza.
A veces, "desconfiar", equivale a escuchar tu propia guía interna y desarrollar y potenciar más, tu seguridad personal, tu poder personal.
Pero todo eso no te convierte en alguien desconfiado, al contrario, te hace ser una persona más confiada y centrada en sus escuchas internas.
La desconfianza no es una cualidad inherente en el ser humano, no. Es un instrumento que utilizamos o podemos utilizar para ser quién queremos SER y obtener y lograr lo que deseamos/anhelamos.
Todo está a nuestro favor, si lo escuchamos BIEN.

2 comentarios:

  1. wow,la verdad es que tenes razón en todo,te lo dice una persona hiper desconfiada de la vida,pero aun con esas inseguridades estoy logrando triunfar! tus palabras me han gustado...
    seguiré tu blog xq es muy interesante

    besos!

    ResponderEliminar

Entradas populares