lunes, 30 de agosto de 2010

Conscientemente acepto


Todo el odio que hay en el mundo me pertenece.
Todo el dolor que hay en el mundo me pertenece.
Todo la ira que hay en el mundo me pertenece.
Toda la envidia que hay en el mundo me pertenece.
Todos los celos que hay en el mundo me pertenece.
Toda la angustia que hay en el mundo me pertenece.
Toda la enfermedad que hay en el mundo me pertenece.
Toda la locura que hay en el mundo me pertenece.
Todas las heridas que hay en el mundo me pertenecen.
Toda la depravación que hay en el mundo me pertenecen.
Toda la maldad que hay en el mundo me pertenece.
Todo el orgullo que hay en el mundo me pertenece
Toda la perdición que hay en el mundo me pertenece.
Toda la furia que hay en el mundo me pertenece.
Toda la astucia que hay en el mundo me pertenece.
Toda la avaricia que hay en el mundo me pertenece.
Toda la codicia que hay en el mundo me pertenece.
Toda la miseria que hay en el mundo me pertenece.
Todo el resentimiento que hay en el mundo me pertenece.
Toda la frialdad que hay en el mundo me pertenece.
Toda la insensibilidad que hay en el mundo me pertenece.
Todas las proyecciones que hay en el mundo me pertenecen.
Todo el rencor que hay en el mundo me pertenece.
Toda la oscuridad que hay en el mundo me pertenece...

Todo ello pertenece a mi SER, a mi alma y a mi existencia. Todo ello forma parte de quién soy verdaderamente. Todo ello es bienvenido y acogido en mí. Todo ello es creación de dios, del único-única. Todo ello es hermoso mientras lo amo...y si lo amo, significa que la luz ES...
y si la luz ES, la polaridad se acaba puesto que no hay polaridad en el AMOR.
El AMOR es uno, siempre fue uno y siempre lo será...

Toda la oscuridad habita en mí y yo la acojo con gracia y con paz. Todos existen dentro de mí, todos forman parte de mi mundo y de mi existencia. Soy bendecida aquí dentro...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares