viernes, 6 de mayo de 2011

Sobre comportamientos "anómalos" en el ser humano

El ser humano IMITA constantemente a los demás. Es un comportamiento antinatural que ha de ser auto-observado y eliminado de una vez por todas si deseamos ser quienes somos.
El ser humano está muy mal acostumbrado y educado en muchos aspectos. El salvajismo de su naturaleza ha sido torpemente manipulado y adulterado en diversos aspectos.
Especialmente, en las relaciones amorosas.
La verdad es que, no sabemos amar. No.
Eso es una mentira más que Hollywood nos inyecta en las venas para creer que somos libres, pero lo cierto es que no sabemos amar de verdad.
Que un hombre o una mujer te haya "escocido" el corazón o no haya cumplido con tus expectativas personales...no quiere decir que tú tengas derecho a hacer daño a otro.
Si por derechos entendemos que podemos hacer lo que queramos y sentirnos ilimitados en este espacio y tiempo...sí, tenemos derechos. Pero todo derecho tiene consecuencias, y TODAS repercuten directamente en una sola persona: en ti.
Se ha aceptado durante muchísimo tiempo que aquel que te pone a prueba constantemente, de todas las formas por haber y habidas...sabe amar. Y lo cierto es que no.
El que ama está más cerca de la compasión que de la observación minuciosa y constante hacia el otro( y no a sí mismo).
Que alguien no sepa o no haya sabido amarte como tú desearas no quiere decir que tú tengas que hacer lo mismo con otro...o especialmente, contigo.
Que alguien siempre intente darte celos con otras personas no quiere decir que tú tengas que hacerlo. Simplemente, date la vuelta y encuentra a alguien más espléndido y mucho menos inseguro.
No es natural querer intentar hacer daño a otro, de ninguna manera. Eso no es amor. No tiene ningún ápiz de la esencia del amor real.
No es natural querer vengarse de ninguna de las formas hacia otro ser humano. Eso no es natural.
No es natural abandonar tus responsabilidades álmicas evadiendo lo que te hace sentir muy mal. Lo que te mata por dentro.
Es natural la compasión por el otro y por uno mismo. Eso es natural y amoroso...y auténtico.
No hace mucho tiempo, mis guías me respondían a una plegaria que realizaba profundamente y me decían que mi gran don era mi corazón.
Ahora lo entiendo.
No es natural ponerte a prueba a ti misma o a ti mismo constantemente. Eso no es natural. 
No necesitas la aprobación de nada ni de nadie...sólo te necesitas a ti mismo o a ti misma.
Que los demás te hagan daño o lo hayan intentado no quiere decir que tú tengas que imitarlos. 
No imites los comportamientos anómalos, porque la única persona que pierdes con esos comportamientos, eres tú.
Debemos decir adiós con gratitud y desapego, debemos hacer los deberes de liberarnos de la culpa y del resentimiento. Por nuestro bien mayor, por nuestra fé inquebrantable en eso que llamamos AMOR.
No hagamos del amor una telenovela caduca y sin sentido.
Pide perdón si tienes que hacerlo...y recibe el perdón universal. 
Pero no sigas en los comportamientos antinaturales del ser humano, y no alimentes las actitudes belicosas e infantiles, espiritualmente hablando.
Sé agradecido por las lecciones otorgadas y dí adiós cuando tengas que hacerlo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares