domingo, 26 de junio de 2011

El servicio a sí mismo

Son grandes maestros. 
Los mejores. 
Siento una profunda admiración por ellos...
han creado los más densos hologramas para tener al ser humano dividido de sí mismo.
Son perfectos para nuestra esencia, para nuestra inmortalidad.
Nadie podría hacer su trabajo mejor que ellos mismos. Nadie.
Profundizan sobre las creencias más subconscientes e inconscientes del ser humano. Trabajan con lo profundo, jamás con la superficie. 
Siento respeto por su existencia, por su maestría, por su "oscura" grandeza...
Los grandes creadores del holograma actual de la Tierra son la clave para comprender qué hacemos aquí y PORQUÉ. 
Sus hijos, los que hacen el trabajo sucio, es decir, los que manejan la política, la banca, la religión, la educación , la sanidad, la economía, el arte, etc...son los que activamente juegan a que todo esto sea más fácil para nuestro despertar instantáneo, para nuestro autodominio absoluto, para nuestro poder invencible.
Lo han hecho bien. 
Te han hecho creer que el mundo te necesita, que el mundo necesita de tu rescate...ya que mientras rescatas a otros, no tienes tiempo de conocer tu divinidad. Sólo eres un rescatador de almas que no son divinas puesto que tú eres el único que vive en esa divinidad...
Que el mundo no necesite de tus rescates no quiere decir que el mundo no te ame...
TÚ ERES EL MUNDO, LITERALMENTE. No metafóricamente. 
La única relación que vas a tener toda tu vida es la que mantienes contigo mismo. Es la única relación existente...lo demás es ilusorio. 
Sé que estos conceptos son difíciles de aceptar y de comprender puesto que el ser humano ha estado reprogramado durante siglos a convertirse en alguien válido para otros, jamás para sí mismo.
El auto-odio que está impuesto desde la distracción completa programada y reorientada por vertientes nada positivas para el alma humana la ha llevado a encargarse de los otros y de sus necesidades para que no pueda ver jamás la esencia primigenia de quién es y de porqué merece el primer puesto de vida, de trono y de admiración completa e integral.
El auto-odio es la lección que más está repitiendo una y otra vez el ser humano.
Detrás de todas esas creencias e ideas acerca de responsabilizarse del dolor ajeno hay un auto-odio alimentado por el desconocimiento propio de la luz esencia que somos.
Hay ideas apestosas y desdeñosas acerca del porqué debemos estar en un planeta como Gaia. 
Cuán cansados andamos algunos con los conceptos absolutamente reptilianos(sí, he dicho reptilianos!) de que TENEMOS QUE PAGAR cuentas en este maravilloso y único planeta de luz. 
Cuán cansados estamos muchos acerca de quién es el que pagará la última cuenta que se debe de tantas y tantas vidas...de cuál es el maldito y jodido karma que debemos pagar los que elegimos libremente nacer aquí.
El karma no es una creencia humana, al menos, no debería serlo. No deberíamos permitir más sufrimiento en este planeta y deberíamos empezar por la persona más fantástica, más fabulosa, más auténtica y más cercana que tenemos en nuestra vida, y esa persona eres TÚ.
Cuando decimos que estamos conectados no quiere decir que sólo estamos conectados en el dolor...cuando decimos que estamos conectados quiere decir que sólo el amor es REAL, que sólo el amor es el que debería tomar el timón del barco de nuestras almas y corazones y permitir que los demás se unieran en ese barco, en ese viaje...
Sentir empatía por el dolor de otros no quiere decir que debamos sufrir con ellos, quiere decir que SANEMOS NUESTRO propio dolor interno. Cuando vemos ahí fuera que hay cosas que nos "duelen" quiere decir que hay algo DENTRO que nos duele. No está ahí fuera.
Nuestro dolor nos pertenece. Y el dolor que portan otros les pertenece a ellos, y son ellos los que deben sanar su propio dolor.
El mundo no nos necesita...quién nos necesita, somos nosotros a nosotros mismos.
El mundo es un reflejo del amor que sentimos por nosotros, no al revés. 
No existe el servicio a sí mismo, lo siento, pero todavía no vivimos en una sociedad tan avanzada.
 NADIE SE ESTÁ SIRVIENDO A SÍ MISMO. Absolutamente nadie.
Todo el mundo quiere rescatar al otro para ganar puntos en el cielo, para sentirse mejor, para tapar cualquier hueco emocional, para esconder nuestras debilidades álmicas, para que el otro nos ame, para ganar puntos en una sociedad que nos acepte y no estar solos, para tapar el dolor que no he podido sanar por mí mismo, para abandonar el auto-odio eterno que tiene el ser humano por sí mismo.
El servicio a uno mismo todavía no está en auge...porque todo el mundo desea hacer todo por otros, pero no ser suficientes con ser quienes son AHORA.
Hay miles de personas que conozco que se siguen sintiendo vacías "sirviendo a otros", entregándose a otros, dando su vida por otros...y eso es lógico. Se abandonaron a sí mismos porque nunca fue bueno ser uno mismo y amarse a uno mismo, es decir, ser SUFICIENTE AHORA, SER QUIÉN ERES AHORA. 
Respirar debería ser suficiente para ser amado, para sentirse amado.
Pero no, debemos volcarnos en otros, en el servicio a otros, en la entrega a otros...pero¿cómo vas a entregarte a otros si huyes de ti mismo, si te autoodias y te tapas con la excusa de que el mundo te necesita?. ¿Dónde está la entrega?, ¿quién se está entregando?, ¿y a qué?. Si no eres consciente de ser quién eres, de ser valioso por ser quién eres, de ser suficiente por ser quién eres...¿qué más da lo que hagas por otros?.
Un dios que sabe que es una divinidad humana consciente, no rescata a dioses que también lo son...pero no lo recuerdan. Tu labor no es sacudirlos y decirles: hey!, despierta!, que eres un dios!.
Tu sola presencia, tu forma de ser, tu forma de actuar, tu forma de expresarte, tu forma de vivir y de aceptar a la vida...ya serán suficientes.
Siento discrepar con las personas que propagan el servicio a otros, pero he de ser sincera y honesta y decir lo que SIENTO.
El servicio a uno mismo NO HA COMENZADO, todavía no. No existe en una sociedad que ya finalizó hace tiempo y que sólo vemos resultados de ese fin...el servicio a uno mismo todavía no ha empezado puesto que la mayoría de seres humanos no saben quiénes son. 
¿Y sabeis porqué no saben quiénes son?, porque temen a la abundancia y a la riqueza. Todavía hay gente que se está enganchando, literalmente, al PAVOR que les da la materia, el mundo material...sin saber que esa materia es ilusoria, es luz densificada. Mientras haya miedo, habrá escasez, habrá codicia, habrá limitación, habrá división.
Mientras escuchaba un gran documental del 15M, me he dado cuenta de que habían personas que hablaban constantemente del fin del individualismo. Pero si no ha comenzado todavía la ERA DEL INDIVIDUALISMO!!!. Todavía no ha llegado el auto-amor por ser quién uno es!!!, ¿cómo vamos a centrarnos en asambleas y colectivos cuando están tratando de negarte tus propios deseos internos?.
NADIE PUEDE NEGARTE lo que deseas, sólo tú mismo!!!.
¿Cómo vamos a centrarnos en asambleas y colectivos cuando sentimos pavor por ser quienes somos?, ¿cómo vamos a centrarnos en asambleas y colectivos cuando estamos tratando de CONTROLAR lo que debería ser afluencia constante y latente?, ¿cómo vamos a abordar el tema del dinero, del capitalismo, de la economía cuando se quiere CONTROLAR lo que fluye o debería fluir por doquier?.
Estamos en la misma tesitura que aquellos que desean coartar dicha fluidez existencial e INVISIBLE. Estamos en la misma vibración DE MIEDO que ellos!!!.
Son grandes, ¿o no?.
Uno puede estar rodeado de riqueza material constantemente y no ser consciente de ello, y no me refiero a los controladores oficiales de Gaia, no. Me refiero a una simple familia española que viva humildemente pero bien.
No hay una cultura del agradecimiento. Somos muy desagradecidos con quienes somos y lo que tenemos. Mucho.
El servicio a uno mismo es una utopía que todavía no estamos viviendo...aunque yo estoy en ello...
El servicio a los demás  ES LA NUEVA ESCLAVITUD HUMANA. ¿Veis?, ya me lo habeis sacado de mi libro.
El servicio a los demás es la nueva esclavitud creada por nuestros queridos hermanos, los lagartitos.
A través de nuestras deficiencias álmicas, de nuestros dolores, de nuestras heridas...es más fácil EL SENTIMIENTO DE CULPA que cuando nos AMAMOS A NOSOTROS MISMOS.
Alguien que se ama, no vive de rescatar a otros.
Vive para ser uno mismo y compartir cuando desee compartir, no cuando los otros lo esperen y esperen la chupada energética correspondiente.
El servicio a los demás es una gran pérdida de energía si uno no está sano por dentro, es decir, si uno está muy jodido, pierde más energía de la normal.
¿A que esto no te lo van a enseñar en la escuela?, nop. Ni ningún gurú pasteloso y "suave".
Todos aquellos maestros que te exijan algo de ti mismo...no lo son. 
Todos aquellos que te exijan que te entregues y que des lo mejor de ti, etc, etc, etc...están chupando de ti, chupando de tu energía vital dormida.
El vampirismo espiritual está muy a la orden del día, mucho.
Algunos, por lo que leo y escucho y veo, se las dan de maestro y de líder espiritual cuando todavía tienen adicciones al tabaco, al sexo, a la comida, a la compañía, a los seguidores, a los halagos, a ...rellena tú el blanco.
Todos somos maestros y todos somos alumnos.
La nueva esclavitud humana se llama SERVICIO A LOS DEMÁS. Tú no tienes que servir a nadie. Tú eres un humano divino que vino a ser quién es y a pasarlo teta!!!. A disfrutar al máximo.
Lo siento, pero no puedes disfrutar NADA si te dedicas a rescatar a todo el mundo. No tienes tiempo para ti. Sólo tienes tiempo para que te absorvan y te chupen hasta la última gota de energía de tu ser.
Nononononono. No estás aquí para perder energía, estás aquí para ganarla y expandirla.
No eres esclavo de nada ni de nadie. 
No le debes nada a nadie.
No tienes que hacer nada para lograr un puesto en no sé qué lugar del cielo.
No eres responsable de la vida de nadie.
Sólo eres responsable de tu felicidad y de tu vida.
Comienza dando ejemplo y liberándote de la culpa de una vez por todas. 
La existencia no desea más Teresas de Calcuta.
Desea gente con la espalda bien erguida, sana fisicamente y emocionalmente, segura, alegre hasta reventar, espiritual que no religiosa, LIBRE y ÚNICA.
No tienes que darle explicaciones a nadie de nada. 
Ni sobre tus creencias, ni sobre tus acciones, ni sobre tus emociones y cómo sientes, ni sobre cómo amas o a quién, ni sobre tus pensamientos o sentimientos, ni sobre nada de nada de nada.
No eres un esclavo ni debes comportarte como tal. 
Los rescatadores son esclavos de creencias muy arraigadas en el inconsciente religioso-"amoroso" de una peligrosidad abrupta y terrorificamente manipulada.
Encargate de tu dolor, de tu luz, de tu responsabilidad consciente, de tu despertar, de tu consciencia. No lo hagas por nadie más que por ti mismo. 
Desecha el auto-odio, deséchalo para siempre y encárgate de tu alegría y de tu felicidad, y de todo aquello que te proporciona libertad de sentirte vivo y feliz.
El servicio a ti mismo es la única cosa pendiente que tienes en tu alma hermosa y grande...



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares