sábado, 16 de julio de 2011

El nuevo día

Todos los días son oportunidades de algo nuevo.
Hoy es un día completamente nuevo. 
Lo que antes de ayer creía y escribía como verdad, hoy me parece una auténtica basura del alma humana.
A eso me refería con la velocidad de la luz...
aprendes más rápido en dos días que en 8 años seguidos y completos.
Es increíble lo que podemos hacer con el tiempo o con las creencias que tenemos acerca de este.
Ayer tuve una catarsis de las fuertes, de las de, que me escuche todo el universo y "si tienen pelotas que vengan a por mí"...literalmente, me cagué en todas las creencias actuales acerca de las pruebas iniciáticas, hologramas que hemos de trascender y juegos que hemos de "superar".
Dije todo lo que tenía que decir y gracias a ese cabreo monumental, a esa concentración de energía estancada y reprimida por creencias idiotas y heredadas, pude llegar a grandes conclusiones, grandes respuestas y elecciones.
En mi enfado dije cosas como: ¿qué coño pasa?, ¿porqué he de mostrar mi valía como ser humano?. Esto no es un puto concurso de saltar por encima de la red, correr entre los aros, deslizarme sobre ningún tubo de plástico fino...de repente, me vinieron esas imágenes de los concursos de perros o concursos de belleza infantiles que son abominables.
Me dije: se acabó.
La raza humana no tiene que probar nada ante nadie. El ser humano no es esclavo de nada ni de nadie. Y alegué que ojalá esa actitud me trajera verdaderos problemas, porque ello me diría que vivo en un jodido holograma no creado por mí. Aunque sí puedo salirme del juego ...o burlarme de él. 
Después de saber que todas las religiones han sido creadas por "otros", por aquellos que han puesto a prueba a la humanidad durante milenios...¿cómo puedo apoyar toda prueba iniciática?. ¿Qué es una prueba iniciática?, ¿qué es verdaderamente una prueba iniciática?...¿sabes lo que es?, ¿lo que verdaderamente es?.
Una prueba iniciática es aquello que todas las sociedades secretas de este mundo y de más allá, crearon para crear adeptos y seguidores, no seres libres.
Una prueba iniciática determina una duda sobre ti, sobre si serás capaz de lograr algo, como por ejemplo: ser quién eres. 
Pero ahí está la trampa. 
Ya eres lo mejor que podrías ser. 
No tienes que demostrar tu valía ante nada ni nadie. Tú ya eres válido por existir. Por estar aquí.
Las pruebas iniciáticas lo único que determinan es si eres merecedor de lo mejor en tu vida o no.
¿Me has escuchado?.
¿Si eres merecedor?...¿si soy merecedora de lo mejor?. 
No hay ninguna prueba iniciática que pueda negarme jamás lo mejor en mi vida, en mi existencia o en este momento presente eterno. Ninguna.
El merecimiento a ser lo mejor de mí, a tener lo mejor de mí y lo mejor de la vida está fuera de toda discusión o prueba "divina".
No tengo que discutir ni pedir permiso para ser quién deseo ser y soy.
No tengo que pedirle a nada ni a nadie si voy bien por mi camino o si estoy dando lo mejor de mí en cada paso, VOY BIEN y DOY LO MEJOR DE MÍ EN TODO MOMENTO.
No tengo que pedirle permiso nisiquiera a dios por ser quién soy, por elegir lo que elija. Porque todo aquello que me separe de mí misma, incluída la idea inconsciente que tenemos de dios, es mi enemigo.
Todo los sistemas de creencias que me separen de mí, de mi esencia, de mi bondad natural(porque eso es lo que es el ser humano), de mi bienestar, de mi felicidad interna...tendrán que ser destruídos por la luz que soy, por la luz de mi consciencia.
No puede haber nadie más amigable que yo conmigo misma en todo el universo. Nadie. 
Ninguna fuerza externa o dios externo o creencia seguida por millones de seres humanos va a dictarme a mí, qué va a hacerme feliz o qué puedo ser o no.
Lo he comprendido profundamente y rabiosamente, como mi ser lo quería así:
Las pruebas inciáticas son para aquellos que dudan de sí mismos.
Yo ya no dudo de mí. 
Jamás lo volveré a hacer.
Jamás dudaré de mi divinidad.
Jamás dudaré de mi poder.
Jamás dudaré de mi juego.
Jamás dudaré de mi bondad suprema y única.
Jamás volveré a dudar de lo que merezco o no.
Jamás dudes de que tú eres el que mandas, el que se ama y el que se libera de todas las creencias desdeñosas y apestosas...heredadas por aquellos que todavía creen en la esclavitud de la humanidad.
He tirado las cadenas de mi celda y voy a rugir como nunca lo hice...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares