domingo, 31 de julio de 2011

Tú no naciste para trabajar

Supongo que esta frase introductoria, tiene diferentes significados para muchas personas, especialmente para los que la lean ahora.
Los condicionamientos mentales humanos son tantos que no tendríamos tiempo físico-ilusorio para desmenuzar todo este juego que creamos hace mucho tiempo...¿tanto?.
Uno de los mayores condicionamientos que estamos viviendo actualmente es el tiempo.
La noción de tiempo que tenemos sobre las cosas, las circunstancias, las experiencias, etc, nos está fragmentando de maneras insospechadas.
Ahora mismo hay mucha gente pre-ocupada por no tener "trabajo", es decir, un trabajo que a la vista de todos sea algo digno de pasear ante la mirada de aquellos que temen la libertad humana.
¿Qué pasaría si no quisieras trabajar en nada?, es decir, ¿qué pasaría si te centraras en vivir este momento presente?. Literalmente, ¿QUÉ PASARÍA?.
¿A quién tienes que demostrar que tienes trabajo y eres válido por haber conseguido un trabajo otorgado por otros?. ¿A quién quieres demostrar tu valía como ser humano?, ¿a quién?.
¿Qué haces en este momento?, ¿quién eres en este momento?. ¿Cómo te sientes en este momento?. ¿Qué es exactamente lo que sientes por no cotizar a la seguridad social, por no satisfacer los deseos de otros o perspectivas de otros, por no estar dentro del sistema operativo productivo económico, por no tener ingresos provenientes de tu esfuerzo y dedicación y energía?. Dime, ¿cómo te sientes?.
¿Cómo te sientes estando fuera del sistema?.
¿Qué es lo que sientes exactamente estando fuera del sistema?.
¿Cuál es el anhelo sutil que nace de haberte quedado sin trabajo?. ¿Qué es lo que te susurra la vida y no la mente?...
¿Qué es aquello que deseas de la vida y que nadie conoce de ti?.
¿Qué es lo que está provocando la vida que seas y te resistes a ello?.
Olvídate por un momento de las facturas que tienes o debes pagar y pregúntate: 
¿Qué es lo que me hace feliz ahora?, ¿qué es lo que me hace sentir bien conmigo mismo?.
Olvida si es correcto o no es correcto para tu vida, no juzgues tus anhelos aunque sean absurdos en un principio...
Estás más condicionado de lo que crees.
Te has desconectado de tu cuerpo, de todos tus cuerpos sutiles, de tu mente superior, de tu intuición, de tu dicha, de tu bienestar. Y sólo sigues patrones de pensamiento re-aprendidos y re-dirigidos por algo o alguien que no eres tú.
Estás condicionado de un millón de formas:
Desde el tiempo, el amor, las relaciones, la climatología, la seguridad física, el alimento, la salud, la espiritualidad...todo te fue enseñado de maneras poco ortodoxas, espiritualmente hablando.
Te has levantado a cierta hora porque alguien te lo enseñó.
Te has dedicado a ese trabajo que no te llena porque alguien te lo enseñó.
Comes determinados alimentos porque alguien te dijo que eran buenos y saludables para ti.
Te has unido a esa persona porque te recuerda a alguien que te rechazó una y otra vez.
Duermes las horas que te dicen que son exactas para tu descanso.
Llevas paraguas para cubrirte de la lluvia sin saber porqué y para qué lo necesitas.
Te maquillas demasiado para cubrir tu fealdad interna, la que te averguenza de ti misma.
Te depilas sólo porque deseas ser aceptada por los hombres.
Trabajas sin parar y sin intimar mucho con alguien porque lo único que deseas es que te admiren y sean tus esclavos, y no amigos.
Eres politicamente correcto para la empresa para la que trabajas porque no soportas estar solo en tu camino de vanguardia. No crees en ti mismo...por eso necesitas de la opinión de otros, del halago de otros.
Sólo deseas pagar tus facturas porque has cortado tu relación directa con la creatividad y espontaneidad de la vida. No te arriesgas por miedo al ridiculo y al ostracismo.
Llevas un buen coche porque tu padre jamás tuvo el mejor coche del vecindario, y crees que así podrás recobrar el sentimiento de dignidad y de alegría y de orgullo.
Quieres ser alguien porque nadie quiere ser nadie; para el ego es duro ser nadie...
Eres madre porque tienes mucho que aprender de la vida, y tienes miedo de hacerlo sola.
Deseas un alma gemela para no tener que soportarte mucho tiempo a ti mismo o a ti misma.
Tu familia es lo más importante porque tú no has aprendido a amarte a ti misma.
Lo que digan o sientan los demás de ti es más trascendente que lo que digas tú o sientas tú de ti mismo...simplemente porque no eliges ahora tu maestría, te da miedo. Siempre te dió miedo.
Ser productivo para la sociedad es más importante que ser tú mismo. 
Demostrar a otros tu valía es más importante que reconocer que no tienes que demostrar nada a nadie, nisiquiera a ti mismo.
El amor empieza por SER y acaba por SER.
Has estado condicionado en que debes producir para poder SER, para poder expresar quién eres. Y lo cierto es que lo único que debes trabajar es en tu CONSCIENCIA de que YA ERES lo que viniste a SER.
No tienes porqué sudar para SER. En el SER es cuando todo fluye y todo trabaja.
Dirígete al SER y escúchale. 
Olvídate de todas las voces que te dicen: haz esto, haz lo otro. 
Todas necesitan esclavos emocionales y espirituales, y es eso lo que ha estado haciendo el ser humano para sí mismo y para "otros".
Calla las voces de todos y escucha a la principal. 
No importa si la tuya te dice:
Duerme más.
Canta más.
Llora más.
Ríe más.
Trabaja menos.
Diviértete más.
Barre más.
Limpia más.
Perdona más.
Respétate más.
Lo que sea.
Tú no naciste para trabajar. 
Naciste para SER TÚ.
Olvídate de los maestros y de las maestras.
El único maestro eres tú, y solamente tú.
Debes aligerar la carga contigo mismo y hacer las paces con tu VOZ.
Aunque el mundo se enfade, se cabree, se ofusque, se violente, se marche de tu lado.
Haz las paces con quién eres.
Olvidate de las voces "bienintencionadas" que te dicen lo que debes o puedes o tienes que hacer.
Céntrate en ti, en tu voz, en tu SER.
Acepta por el momento en que estás en un proceso de descondicionamiento, es decir, estás en el proceso de encontrar lo que te hace feliz o lo que te hace sentirte bien.
No prestes mucha atención si tienes una casa fija, un coche, un perro, una pareja, etc. 
Presta atención al hecho de que puedes sentirte bien AHORA. 
No puedes sufrir AHORA.
Nada te pertenece, y eso es un alivio que te otorga la vida, la existencia.
Libérate de toda carga material. Aligérate y velo como una gran oportunidad de hacer lo que deseas hacer o de ser quién deseas ser.
No has venido a cumplir las expectativas de nadie.
Dios no tiene expectativas de sus hijos...porque para dios TODO ES PERFECTO. 
Todo ser vivo es perfecto tal como ES.
No tienes que impresionar a dios. 
Dios se sorprende de tu propia libertad y de tu propia creación, auto-creación.
Todo es imprevisible!!!.
Si fuera previsible lo que va a suceder contigo o con tu existencia, la vida estaría impregnada de muerte e involución.
Dios sabe que tú eres imprevisible porque eres AMOR.
Y el amor lo ES.
No hay nada más imprevisible que el AMOR. NADA.
No hay nada más sorprendente que el AMOR.
No hay nada más mágico que el AMOR.
Tú YA ERES AMOR. No necesitas trabajar para ganarte algún derecho que te lleve a esa profunda verdad, a esa comprensión.
La vida ya está muy agradecida de quién eres, AHORA.
La vida te está llamando AHORA.
¿Qué tienes para ella?. Dime, ¿qué es lo que más te gustaría hacer AHORA?.
Olvida lo que deberías hacer. Céntrate en lo que te gustaría hacer AHORA, en lo que te gustaría SER ahora.
Sélo. Hazlo.
Nadie te impide que seas tú mismo.
El sufrimiento más grande que lleva en sí el ser humano es dejar de ser él mismo.
Ese es el más grande sufrimiento. No hay otro.
No hay otro sufrimiento que no sea ese.
Libérate del miedo a la muerte porque ese es el único miedo que te liberará para ser tú mismo al 200%.
La muerte es una ilusión, al igual que el tiempo. 
NO EXISTEN.
En eso consistía el juego. EN ESO.
En hacerte creer que no podías ser tú en cualquier circunstancia terrenal. Pero lo cierto es que SIEMPRE ERES TÚ.
Dios te hizo como te hizo, por algo.
Descondiciónate de todo lo que piensan y sienten los que amas...porque son ellos, en ocasiones, los que más nos atan para ser quiénes queremos ser.
Nadie puede decirte quién has de ser o quién no has de ser.
Incluso la rotura de lazos es otra ilusión...por eso, SÉ TÚ MISMO.
Rompe este sistema esclavista empezando por tu propia liberación del SER.
Sé tú mismo. 
No des explicaciones de porqué haces lo que haces ni porqué eliges lo que eliges. 
SÉ TÚ.
Con todas las consecuencias.
Déjame que te diga un secreto:
Sufres...porque no eres tú mismo o tú misma.
Nadie sufre si es uno mismo o una misma.
Es una promesa reveladora.
SÉ TÚ.
Dí lo que tengas o quieras decir.
Dí lo que sientes...aunque te aterrorice.
Díte quién eres en tus elecciones y en tus actitudes. 
Sé quién eres.
Esa es la MAYOR BENDICIÓN para este planeta y para toda la existencia.
Esa es la clave para liberarte de todo condicionamiento humano y no-humano.
Viniste a encontrarte con tu libertad.
Tu divina LIBERTAD.
Es tu derecho.
Es tu naturaleza: la libertad.
Ser libre significa ni más ni menos que SER TÚ.
No hay nadie que sea como tú en este universo ni en otros paralelos, nadie!!!.
Date cuenta de esa belleza, sé consciente de esa verdad universal, de esa bendición, de ese regalo.
Sé libre, sé tú. 
No importa lo que el mundo diga o piense o sienta...ERES TÚ. 
Tú has sido el regalo de dios para la Tierra. YA ERES UN REGALO.
Naciste para ser tú. Para nada más.



3 comentarios:

  1. Me encanto ese pensamiento. Ahora mismo me dedico a disfrutar lo que soy y compartir lo que me gusta hacer a ser yo.

    ResponderEliminar
  2. elena delucca siempre sera guapa ! , un beso de parte de mi corazon , ojala tus noches sean como tus pensamientos , me gustaria ser un sueño desbaneciendose en tu alma y ver como habres la ventana de tu corazon y que consigas con orgullo la magia en el corazon de esas velas en forma de nuevas vidas y nueva consciencia por encender .

    ResponderEliminar
  3. Muy lindo, felicidades, soy escritor amateur de Chihuahua México y pronto abriré mi blog de pensamientos que espero compartir con todos, saludos.

    ResponderEliminar

Entradas populares