viernes, 25 de noviembre de 2011

Violencia

La violencia de género es un invento más de la sociedad patriarcal.
La violencia es violencia. Y precisamente no vivimos en una sociedad donde la paz sea un referente interno, sino un eslogan facilón y vulnerable.
La violencia que se ha ejercido contra la humanidad desde tiempos inmemoriales es brutal. Se ha utilizado al hombre y especialmente a la mujer para ejercer poder y control sobre ellos. 
La violencia no es natural en el ser humano. 
Pero muchas almas han sido fustigadas para creer que sí...y muchas de esas almas fueron y son mujeres. Aunque el varón no se libra de la violencia así porque sí.
El hombre también ha lidiado sus propias batallas oscuras con seres que han deseado tomar su libre albedrío como propiedad y como mercancía de guerras y de batallones maquiavélicos.
Descubrir la esencia real del ser humano nos ha resultado difícil y extremadamente peligroso a aquellos que hemos querido ahondar de dónde venimos y a dónde vamos.
Aceptar que el hombre y la mujer pueden y comienzan a crear un mundo donde la paz y el respeto entre ambos es posible, es el comienzo de una hermosa realidad que está cerca, que ya se siente en el aire...y en la visión del que ve y del que se autoresponsabiliza de su divinidad inherente y eterna.
Hoy, día mundial contra la violencia de género, impuesto por no se sabe quién, volvemos al origen del problema en Gaia.
Para mí es un día de luto. Puesto que el día que una y otra vez se victimiza a la diosa es un día donde el sol que cada mujer lleva en sí misma es tapado, castrado e insultado.
Volvemos al mismo origen que un día destruyó al matriarcado universal poderoso y magnífico.
Volvemos hacia atrás, una y otra vez.
Cada vez que contemplo la desagradable noticia de que una mujer ha sido maltratada y asesinada por su pareja me pregunto: ¿en qué momento le dijo que NO a su diosa?, ¿en qué momento no la escuchó?, ¿en qué momento le hizo caso omiso?, ¿en qué momento no fue capaz de mandarle a tomar por el culo y denunciarlo a la polícia a la primera de cambio?, ¿en qué momento perdió su dignidad?, ¿en qué momento de recibir la primera ostia en la cara no se defendió con uñas y dientes?, ¿en qué momento de su vida perdió el contacto con su divinidad y su poderío universal?. Hay un millón de respuestas para estas preguntas, puesto que hay millones de mujeres en el mundo.
Muchas psicólogas y psiquiatras que conozco y que he conocido a lo largo de los años están más dormidas y anestesiadas que las mismas víctimas de la violencia machista, de género o interna. Se dedican a enfocarse en lo malos que fueron todos los hombres de sus vidas pero no se preguntan porqué permitieron ser maltratadas. 
Ninguna de estas expertas en la psicología fueron al trasfondo de esa violencia aceptada por la sociedad y especialmente por LA FAMILIA.
Dime cómo fue la relación con tu padre y dependiendo de lo que desees cambiar tu vida y tus relaciones amorosas e íntimas, influirá en tu futuro próximo o lejano lo que vas a experimentar.
TODAS las mujeres maltratadas han vivido en un ambiente familiar MACHISTA Y ESCLAVIZADOR. Y el peor de los datos es que la más machista de la familia suele ser la MUJER.
Ella es la que permite que todas sus hijas abusadas y violadas y torturadas estén en manos de las parejas de turno de las susodichas maltratadas. Y si alguna de vosotras se escandaliza con mis palabras que me pidan números de teléfonos de psicólogas y psiquiatras valencianas que trabajan para los servicios sociales valencianos y que las pongan al día de cómo están los abusos y maltratos a los niños por parte de padres y de madres IRRESPONSABLES, enfermos, desequilibrados y egoístas. Y hay un alto porcentaje de mujeres maltratadas que les importa un carajo cómo estén sus hijos pero sí sus parejas "abominables"; les importan el que hayan perdido sus trabajos y por ello la "ostia de rigor" es aceptable...hay que "comprenderles". ¿¿¿???.
Hace poco hablaba con una mujer que vive en Barcelona y que se había dedicado estos dos últimos años a trabajar con mujeres maltratadas. Jamás repetirá.
Entiendo el porqué. 
Yo también he hecho el trabajo, y yo no me voy al abismo de nuevo por nadie, y mucho menos por alguien que sólo desea chupar energía como víctima y no poner nada de su parte, es decir, no quiere responsabilizarse de nada en su vida.
Sí, he dicho al abismo.
La próxima mujer que me diga que hay que defender a estas mujeres porque blablablabla...le invito personalmente a que trabaje directamente con dichas mujeres, e incluso le puedo ofrecer centros donde hay mujeres que siguen teniendo los mismos problemas de pareja o peores, aunque hayan cambiado de compañero de vida. 
¿Alguien puede en su sano juicio debatirme porqué una mujer maltratada que se "libra" de su verdugo vuelve a caer con otro?.
Quien sepa la respuesta, es sabia, muy sabia.
Lo peor que yo he podido leer estos días es que las mujeres maltratadas tienen ayudas sociales económicas. Os habeis convertido en el blanco perfecto de los lagartitos.
Habeis enterrado a la diosa y os da igual. No os importa vivir bajo sedantes o antidepresivos mientras tengais a alguien que cuide de vosotras...porque jamás podríais soportar cuidaros a vosotras mismas. 
Y teneis razón en algo: ser una diosa humana o una mujer consciente es muy duro, durísimo. Cuesta muchísimo...puede que incluso te cueste la vida pero desde otro ángulo diferente al vuestro. 
Una diosa muere por dignidad y por auto-reconocimiento, pero vosotras habeis muerto porque teníais miedo de ser vosotras mismas. Y encima les disteis el gusto a esos reptiles inhumanos.
¿Creeis que a mí no me duele escuchar día sí, día también todas vuestras desapariciones y asesinatos y violaciones y torturas?. Me destrozan el alma!!!, pero yo tengo que empujaros a creer en vosotras mismas, a creer que no estoy equivocada con la raza humana, y en particular con la mujer en general.
Quiero que escucheis algo desde lo más profundo de mí. La persona que más daño me ha hecho en mi vida fue mi padre...pero también fue la persona que me ayudó a creer en mí, a olvidarme de las ideas limitadas acerca de lo que significa el amor a la familia y a los padres. Él fue mi mayor impulso y el mayor miedo que tuve que enfrentar en toda mi vida, pero le estoy más que agradecida porque su "disfraz" de dureza no pudo con mi ser ni con mi esencia. 
El día que más coraje he tenido en toda mi vida fue el día que defendí a mi hermana pequeña de una cercana paliza que le iba a ocasionar mi padre.
Si alguien era intocable para mí, esa era mi hermana Chechu.
Fue en una de muchas discusiones que manteníamos con él, y casi siempre temblorosas y cagadas de miedo, en donde yo saqué todo mi valor y me dirigí a él.
En un momento violento de la discusión mi padre se dirigió a mi hermana pequeña con la intención de pegarle, pero yo le grité: si la tocas, juro que te mato.
Vino a por mí con la intención de que la paliza la recibiera yo pero mi padre no pudo pegarme, sabía que si me tocaba, él recibiría. No lo hizo.
A partir de ahí, la relación con mi padre cambió para bien. Ya no sentí miedo jamás. Discutíamos por todo, pero jamás volvió a comportarse de manera violenta como tantas veces lo había hecho en el pasado, no sólo con nosotras las pequeñas sino sobre todo con mis hermanos mayores. Ese hecho, personalmente me cambió toda mi vida porque nunca tuve miedo de decirle lo que pensaba o lo que sentía. 
Los últimos años fueron dulces y más sosegados...la violencia había salido de él de muchas maneras. 
Sí, era autoritario, fuerte, con una educación exquisita, terco, casi inflexible y muy asertivo con lo que creía pero también era un artista frustrado, más bien diría, un genio frustrado. 
Cantaba, componía, pintaba, escribía...y desarrolló una cálida manera de dirigirse a sus nietos. Era muy divertido, tenía un excelente sentido del humor. A veces te meabas de la risa con él y quiso tanto a su padre... que no tuvo el valor de enfrentarse a él cuando este le pegaba o le humillaba. Respetó el mandamiento de honrarás a tu padre y a tu madre antes...que el primer mandamiento divino para cualquier ser humano: Amarás al prójimo, COMO A TI MISMO.
Cuando me deshice por completo del miedo que yo sentía por él o con él, fue cuando mi relación cambió totalmente. 
Y cambió mi relación conmigo misma, no con él.
Sólo te digo que cuando el coraje llegue de la forma que llegue...no le digas que NO, dile que SÍ.
Después de enfrentarme a mi padre, todos los obstáculos de mi vida me han parecido pequeños. O al menos, me han parecido más fáciles que él.
Ahora sé que desde el cielo siempre recibo ayuda extra...sé que me quiere de tal forma que me envía ángeles que son familia mía estelar y que les dice: cuidadla como yo nunca lo hice. Y eso es lo que me llena de alegría y de perdón.
Él fue quién me enseñó a respetar a la naturaleza y a mirar las estrellas en la noche. 
Si algo amaba mi padre era la naturaleza...se transformaba en otra persona. Era su ambiente y su rincón favorito para relacionarse bien con sus hijos. 
Por eso os digo mujeres:
No hay ningún lugar en el mundo en el cual te sentirás a salvo si no es dentro de ti.
Libérate de todos los miedos y respétate por encima de todo y de TODOS.
No hay ninguna asociación, ningún instituto de la mujer, ningún polícia, ningún guardaespaldas, ninguna fuerza del estado, ninguna ley, ningún juez, ninguna ayuda o subvención que vaya a ayudarte con tus miedos internos. No los hay. 
Sólo cuando eliges vivir bien o en PAZ, que eso es lo que quieren todos los seres humanos de este planeta, aparecen todas las AYUDAS DEL MUNDO, y no sólo del mundo, sino del universo.
Libérate del papel de víctima y te encontrarás con la diosa que jamás te abandonará y que jamás lo hizo...



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares