martes, 22 de mayo de 2012

La GRAN paradoja

El hombre que se relaciona con prostitutas, JAMÁS podrá tocar a una emperatriz álmica.
El hombre que considera a la mujer una loca, JAMÁS podrá reconocer la cordura en sí mismo y en los otros.
El hombre que se ríe del espíritu profundo de una mujer, JAMÁS podrá alcanzar el cielo en su boca.
El hombre que cree que las mujeres no pueden ser maestras de ellos o de cualquier otro hombre, JAMÁS comprenderá las lecciones más importantes de su vida.
El hombre que se maltrata a sí mismo y a las mujeres ciegas y perdidas, JAMÁS podrá maltratar a una emperatriz álmica. No tendrá ese gusto.
SON DOS UNIVERSOS COMPLETAMENTE DIFERENTES, y JAMÁS podrán unirse para conocerse o reconocerse, puesto que un mirlo blanco JAMÁS podrá alcanzar a un dragón gigantesco blanco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares