martes, 13 de noviembre de 2012

Escucha, cariño

Hay personas tan acostumbradas al drama, el dolor y la tristeza en las relaciones que huyen despavoridos cuando la pureza llega a sus vidas.
Hay personas tan acostumbradas a la mentira, al fingir y a esconder sus sentimientos que cuando llega la honestidad se quedan inmóviles y estupefactos al tenerla de frente.
Hay personas que temen tanto al amor sincero y transparente que sólo ponen la mano para recibir migajas del otro. Todavía no comprenden que el amor empieza por uno mismo, y que se tiene que tener mucho valor para emprender el viaje desnudo con el otro.
Perdona a todas las personas que no se atreven a verte como eres y a aceptarte como eres.
Perdona sus temores y sus inseguridades.
Perdona su tembleque absoluto por sentir el sol en su alma y cubrirlo de nubes dubitativas.
Has de seguir tu camino, pues tú sí te amas y sí vas a permitir ser amada como corresponde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares