martes, 4 de diciembre de 2012

Tú eres la prioridad de tu vida

Hoy no te sientas mal contigo. NO LO HAGAS.
Hoy no permitas que ningún pensamiento de culpa te inunde.
Ayer lo hiciste lo mejor que pudiste y supiste.
Ayer murió. No existe.
Hoy recógete en privado y sonríete un poco. Un poco.
Tu sonrisa te contagiará...no la fuerces, pero recuerda que te he dicho que va a contagiarte.
Sé suave contigo, cariño. Sé suave.
Como si tuvieras al mejor amigo en tus brazos. En tus ojos y en tus manos.
Llora un poquito si lo necesitas.
Ríe un poquito si lo necesitas más.
Pero, haz el favor, de recordar que tú eres la prioridad de tu vida.
Que los demás son sólo eso...el reflejo del amor que sientes por ti.
Hoy aliméntate bien. Ponte guapo. Maquíllate bien bonita. Cuida tu cuerpecito, tu cabeza y tu corazón.
Las oraciones son escuchadas en todo momento, y tu voz mucho más.
Cálmate si estás muy enfadado o iracunda. Suéltalo todo y encuentra esa tranquilidad que te otorga el haber sacado ese dolor.
Confía en ti y en tus pasos.
Lo has hecho bien, no, mejor que bien. Has hecho lo que tenías que hacer. Y fue perfecto.
La vida no está aquí para hacerte más duro.
La vida está aquí para hacerte más blandito...y en esa ternura, báñate!.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares