viernes, 17 de mayo de 2013

Serie adicciones: el alcohol

La experiencia humana es, como poco, una aventura indescriptible para quien no haya llevado traje humano jamás. La aventura de ser un ser humano, o de parecerlo ;), es una de las versiones más mágicas en que el SER solar puede explayarse de maneras sorpresivas.
Quiero hablar de las llamadas adicciones. De ese proceso casi inconsciente de dejar de ser nosotros mismos sin SABER realmente, que NO PODEMOS dejar de ser nosotros mismos.
Nisiquiera las adicciones pueden realizar la magia absoluta de llevarnos a donde ellas quieren. ¿Qué te parece?.
¿Creías que con ellas, desaparecías?.
Te equivocas.
Y ahora explicaré porqué no desapareces con ellas.
TODAS las adicciones son ilusiones de la mente y se viven como experiencias holográficas. Incluso el cuerpo CREE que lo que vive es cierto. Pero no lo es.
Hoy me centraré en el alcohol y sus falsas ilusiones o promesas.
Antes de empezar a explicar el trasfondo del alcoholismo, he de decir, que todos y cada uno de los seres humanos de este planeta ha vivido algún tipo de adicción, incluídos aquellos que fueron llamados "iluminados", maestros o mentores-guías.
Todos y cada uno de los seres humanos hemos experimentado algún tipo de "cuelgue" o apego a alguna sustancia, emoción, forma de vida, creencia, idea, sentimiento, persona o whatever.
Dicho todo esto, la diferencia consiste en ser consciente de que uno es adicto a algo o alguien.
Cuando alguien es CONSCIENTE( osea, SABE) de que es adicto a algo, ya HA SUPERADO SU ADICCIÓN.
Cuando alguien no es consciente(osea, no sabe o no recuerda o no elige recordar) de que es adicto a algo, es cuando la adicción se hace más profunda e ilusoria. La mentira CRECE.
Alguno se preguntará: Elena, ¿cómo va a ser tan fácil que ya siendo consciente de una adicción te liberes de ella?.
Lo es.
Ése es el primer paso de 3. El GRAN PASO de toda adicción es SER CONSCIENTE. Nada más. Incluso si sigues bebiendo(en el caso del alcohol) y sigues enganchado a dicha sustancia o emoción o forma de expresarte, ya habrás superado la peor parte de todas: No ser consciente.
ésa es la peor forma de castigarse que tiene alguien. Elegir la ilusión como forma de autoengaño existencial.
Bien. Vamos al PORQUÉ de las personas que se enganchan con el alcohol.
Hay estudios médicos exhaustivos que cualquier persona que toma dos copas de vino o 2-3 cervezas al día, cada día de la semana, ya es un alcoholico. El nivel de alcohol en la sangre hace verdaderos estragos en la gente y sólo se ve con el tiempo y con el nivel de inconsciencia que porta la persona en sí.
Cuando alguien se engancha a dicha sustancia es por diversas razones. Pero una es la GRAN RAZÓN de todas.
La persona que generalmente opta por utilizar dicha sustancia en su día a día es por una simple razón: desea en su más profundo inconsciente que ALGUIEN LLEVE LAS RIENDAS DE SU VIDA, que alguien elija qué vivir, cómo vivirlo y de qué formas vivirlo.
Tiene una enorme necesidad de aprobación por parte de las figuras autoritarias que han marcado su vida, las cuales no fueron grandes referentes para sus acciones presente-futuras y sin ser del todo conscientes, marcaron un antes y después en sus elecciones vitales. Ya sean decisiones laborales, amorosas, de creencias religiosas, espirituales, existenciales, culturales o sociales.
Existe una gran necesidad de ser "poseídos" por dichas figuras representativas que han sido como guías-referentes y que les han sido otorgados todos y cada uno de nuestros poderes internos y valía como seres humanos( de manera inconsciente). Ya pueden ser padres-modelo, madres-modelo, abuelos, abuelas, ancestros con determinados perfiles sociales o culturales, etc.
De hecho, generalmente, el abuso del alcohol refleja algún tipo de conflicto interno grave con alguna figura autoritaria de la cual no nos hemos liberado o no hemos sido conscientes en el transcurso de haber vivido una fuerte o "mala" experiencia con ella.
Busca algún tipo de figura autoritaria con la que mantengas o hayas mantenido algún tipo de conflicto interno, y siente lo que sientes por ella. No huyas de lo que te transmite dicha persona.
Mírala a la cara y siente la rabia que sientes por ella.
¿Puedes sentir rabia por ella?, ¿no?. Tienes miedo de sentir rabia por ella, ¿verdad?.
Siéntela. Ya no puede hacerte daño. Eres un adulto respetable y respetado.
Ya no eres el niño que podía manipular a su antojo y de las formas que quisiera.
Es imposible que ahora alguien te manipule. Es completamente imposible...ahora eres CONSCIENTE.
La consciencia no puede ser dañada. Es una ley física imposible de quebrar.
No temas lo que sientes.
Puede ser que tengas ahora mismo, ataques de ira fuertes, o ataques de nervios incontrolables o rabia incontenible. Deja que salga y dí lo QUE SIENTES y has evitado con el alcohol.
Dí lo que sientes.
Si deseas decir: muérete, púdrete, has hecho de mi vida un infierno, eres un hijo o hija de puta malnacido, fuiste un cobarde, lo que sea...dílo.
Exprésalo.
No te guardes nada.
Puede que incluso tengas más ganas de beber cuando leas esto.
Estás sediento, porque no soportas el dolor. No puedes soportarlo. No hay nadie que pueda o que podría soportar lo que tú llevas dentro de ti.
Sólo deseas beber. Y en realidad, lo que necesitas es más bebida.
Quieres beber más y más y más.
Sólo deseas beber sin parar.
No hay nadie ni nada que vaya a impedirte la libertad de beber lo que te dé la jodida gana.
Quieres acabar con tu cuerpo. Acallarlo. Dormitarlo. Quieres desaparecer, pero no lo consigues.
Sólo sientes que necesitas cada vez más, más y más bebida. Y vas a por ella.
Y bebes.
Pero te das cuenta de que tengo razón y de que, eres consciente de que tienes un problema.
Pero aquí vengo yo y te recalco: ERES CONSCIENTE de que tienes un problema.
Ya no hay problema. Eres consciente.
Te repito: no hay problema, ERES CONSCIENTE.
Ahora sólo te faltan dos pasos. Los siguientes dos pasos.
Los dos pasos que te llevarán a desembarazarte de tus ilusiones, de lo que tú crees que eres.
Sufres, porque crees que eres un cuerpo que sufre bebiendo alcohol.
Sufres, porque no has reconocido el fondo del pozo. No lo has tocado, y por eso no puedes ascender. No es tu culpa!!!, no ves el fondo del pozo!!!, por eso te adentras más y más en él. Y utilizas el alcohol como excusa vital.
El alcohol es la excusa. La verdadera razón de porqué no ves el fondo del pozo es porque todavía no lo has tocado. Y eso significa exactamente, que no has tocado tu herida.
La herida emocional que te ha causado esa extraña forma de enterrarte a través de un túnel interminable que no acaba.
La madriguera es profunda, pero tú valientemente, te adentras en ella. Y no importa que estés utilizando el alcohol como excusa, te hundes más y más...y QUIERES LA RESPUESTA.
Vamos a tu respuesta.
El segundo paso para ti es: DESEAR VER tu herida cara a cara. Verla, aunque te mate en el acto. Aunque te hunda en la más profunda depresión o en el más incomparable dolor. Véla.
Sólo tienes que verla, sólo tienes que decidir querer verla. Nada más.
No tienes nada que hacer más.
Puedes incluso seguir bebiendo. Pero ten lapsus de querer ver esa herida. Mírala atentamente. Mírala de cerca, y busca a ésa figura de autoridad que te ha causado tanto daño.
Sólo mírala.
Ya lo has conseguido. Bebido o no. La has visto. Te duele tan intensamente, que crees que no vas a poder soportarlo más. Estás ardiendo por dentro de lo que te duele.
Sigues bebiendo...pero eso ya no importa. Tu dolor se ha incrementado por momentos.
Es insufrible, pero la estás mirando cara a cara. Y sientes una especie de alivio. Sólo por haberla visto.
No importa que sigas bebiendo. Ya la has visto.

*Continuará...




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares