miércoles, 4 de diciembre de 2013

No hieras los sentimientos de los demás

¿Cuántas veces habrás escuchado estas palabras en tu vida?.
¿Cuánto daño nos han hecho estas palabras olvidándonos de lo más importante?, mucho, ¿verdad?.
Ah!, lo más importante...TÚ.
Los sentimientos de los demás son eso, de los demás. Ya se encargarán ellos de estos.
Porque si a los demás les importa una mierda tus sentimientos, ¿qué hacemos con tu persona?. ¿La tiramos a la basura?. ¿La convertimos en un espejo de frustraciones y de vejaciones del otro?. ¿Te ponemos una letra escarlata en tu corazón con un yunque alrededor del cuello y te tiramos al río?.
Eso es lo que sucede cuando nos encargamos de los "sentimientos de los demás".
Cuando te encargas constantemente de procurar llevar cuidado(como te enseñaron en la escuela, o en casa, o en la iglesia) con los sentimientos de los demás, te conviertes en los demás, y lo peor de todo, te olvidas de lo que tú sientes. 
Porque te enseñaron, y lo aceptaste inconscientemente, que lo que tú sentías no significaba NADA. No era importante. De hecho, no valía absolutamente nada. Y lo más trágico de todo, que lo que tú sentías dañaba o hacía daño a otras personas. ¿Te parece perverso este pensamiento?.
Es el contínuo bombardeo psicológico y emocional de las religiones y de las pseudo ciencias espiritualistas. Lo que sienten los demás es lo que importa. El bienestar de los demás es lo que importa. La filantropía es lo que importa. Y nuestro ego bien rellenito es lo que importa, más no lo que VERDADERAMENTE SENTIMOS.
Hoy hazte un favor. MANTREA ESTA CANCIÓN AL INCONSCIENTE MÁS PROFUNDO DE TI MISMO:
Sólo por HOY, NO HIERAS tus verdaderos sentimientos.
Sólo por HOY, NO HIERAS tu amor propio.
Sólo por HOY, NO HIERAS tu alma de mentiras ajenas.
Sólo por HOY, NO HIERAS tu corazón con desgarros ajenos y creencias estúpidas sobre ti mismo.
Sólo por HOY, NO HIERAS tus talentos ni tus dones.
Sólo por HOY, NO HIERAS tu sabiduría magistral y tu inteligencia divina.
Sólo por HOY, NO HIERAS al amor de tu vida, que nació contigo y se largará contigo cuando abandones tu cuerpo: tú mismo.
Sólo por HOY, NO HIERAS al alma que hace brillar tu camino: la tuya.
Sólo por HOY, NO HIERAS A LA PERSONA DEL ESPEJO. Le debes un máximo respeto.
Sólo por HOY, NO HIERAS a la mente libre que manejas y le des mierda heredada por otros.
Sólo por HOY, NO HIERAS al niño alegre que siempre estuvo ahí para ti cuando todos los demás se enfadaban.
Sólo por HOY, NO HIERAS a tu diosa, mujer. Y sobre todo, no la temas.
Sólo por HOY, NO HIERAS AL UNIVERSO mendigando la aceptación del planeta y olvidándote del centro solar de tu vida: tú mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares