viernes, 14 de febrero de 2014

Feliz día de SAN VALENTÓN!

Tuviste una intención clara cuando llegaste a Tierra.
Una intención tan clara, que cuando la olvidáramos muchos de nosotros, nos prometimos recordarnos de qué estábamos hechos.
Hoy me toca recordarte esa intención, y no porque me sienta obligada, sino porque la siento muy profundamente dentro de mí. Ahora sí, HOY sí.
Esa intención fue vivir AMOR fuera donde fuera, en el momento que fuera, donde, cómo, porqué y a quién fuera. 
En este día tan...manoseado por los velos de la superficialidad de las capas terrestres, podemos encontrar la verdadera razón de celebrar el amor, y no sólo de manera individualista y dualista, sino universal. 
Tú no sólo viniste para recibir o entregar un ramo de flores en determinado día de tu camino existencial. Viniste a recordar la esencia y la presencia de dichas flores en el mundo y de porqué querías ser como ellas. Perfumar todo aquello que te rodeara en tu vida.
Tú no sólo viniste para deleitarte con comidas flagrantes y deliciosas con tu compañero de vida en una noche determinada y especial. Viniste para recordar y vivir en primera persona el significado de la nutrición del alma y de tu propio corazón. 
La nutrición para nuestro corazón y nuestra alma se compone de muchas semillas diarias, no sólo le pertenece a un sólo día.
El engaño del tiempo espacio te dijo que tú sólo merecías vivir un día romántico y extraordinario donde las fauces del materialismo impusieran sus normas de vivir el "amor".
Pero aquí estoy yo hoy, para recordarte esto: TÚ VINISTE para vivir cada día ese espacio de amor infinito, de amor incondicional contigo mismo, de amor imparable, invencible, de amor apasionado, vital, de amor seguro, seguro, seguro!. 
Querido hermano y hermana, tú no mereces un día de amor y agua. Tú eres la razón principal de que el amor se manifestara en vida!!!.
¿Cómo podrías solamente disfrutar de un sólo momento existencial de esa bendita gloria llamado amor amante?.
Déjame que entiendas algo: tú no sólo viniste por los ojos fulgurantes que te mirarían con devoción en tu camino, ni tampoco por los besos jamás imaginados fuera del tiempo espacio.
Viniste porque tu intención dijo:
Seré la versión más elevada de mí mismo, la versión de versiones, el héroe y no por accidente, sino por consciencia. Seré aquello que el mundo jamás pudo ver en ningún momento de la Historia humana. Haré todo aquello que se concibió como imposible, prohibido, o loco. Amaré cada partícula de mi cuerpo físico y jamás tendré hambre de mí mismo, puesto que no puedo llegar a ese estado si no fuera porque lo olvidara.
Viviré todas las lágrimas posibles pero mi risa será tan poderosa que no habrá enemigo posible que no se ría conmigo. 
Amaré a todos los seres, de formas que ellos ni esperan. Los cuidaré y los haré temblar con mi calor y mi pasión. Les recordaré quiénes son, pero lo mejor de todo,me recordaré en todo momento quién soy yo y porqué no puedo evitar sonreir y reir todo el tiempo.
Mi vida humana se sentirá tan llena, tan inundada de significado que no tendré tiempo para autocompadecerme en la soledad, puesto que comprenderé que la soledad es el refugio de todo dios/diosa y daré gracias a la EXISTENCIA por acogerme tan brillantemente.
Recordaré que mi alma gemela soy yo mismo alentándome en todo momento, y que jamás podré perder esa conexión, como tampoco puedo perder la conexión con dios ni con el lenguaje de las aves.
Tendré la suficiente fé y creeré que cuando la oscuridad se imponga sobre mi vida, veré a dios con su mano protegiéndome y regalándome los mejores instantes de poder de cualquier existencia vivida o imaginada.
Tú no sólo querías la confirmación de que hay alguien que podría dar la vida por ti en cualquier segundo, sino que tú mismo, serías el segundo de vida más importante de cualquier ser que te cruzaras en tu camino mientras respiraras aquí.
Tu intención no fue sólo llenarte de bombones, anillos y compromisos dudosos del espacio tiempo...sino recordarte que cuando estás alineado a tu fuente, nada hay que pueda impedirte SER lo que quieras ser, SER lo que viniste a SER. Un SER poderoso, lleno de vida, de paz inquebrantable, de alegría contagiosa, tan contagiosa que no pudiera haber ni un sólo ser que no se viera afectado por ella.
Tu intención en eso que llamas amor fue establecer un pacto de recuerdo constante en tu día a día de que no estás solo, de que eres ADORADO, VENERADO Y AMADO más allá de todas las ilusiones que puedas elegir vivir aquí y ahora.
Y que esa intención jamás podrá desvanecer mientras haya uno de nosotros recordando...por eso hoy mi pensamiento hacia ti fue este.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares