viernes, 5 de septiembre de 2014

La consciencia de la "posesión"

"...Jesús se sanaba a sí mismo y esas experiencias le enseñaron a curar a los demás. Muchas de las personas a las que él sanó estaban poseídas por entes malignos. Jesús lo sabía porque podía detectar a esos seres en el cuerpo de los enfermos. Los más poderosos demonios, anti-cristos y seres malignos trataron de derrotarlo. Con sus vanos intentos sólo lograron que él aprendiera a ser sanador y libertador.
Jesús aprendió que la fuente de casi todas las enfermedades y discapacidades la constituían esos seres malignos, anti-cristos y demonios. Éstos entran en nuestro cuerpo haciendo estragos en él y en nuestra consciencia. Tales seres entran en nosotros cuando les abrimos la puerta. Algunos de los elementos que posibilitan su paso son el miedo, las malas compañías, el intercambio emocional con seres poseídos(incluído el sexo) y el uso de drogas, alcohol, abuso de medicamentos sometidos a prescripción médica de uso común, cafeína, hongos, marihuana, drogas de "diseño" y recreativas, etc.
Si estamos asustados y enganchados a las drogas o el sexo, estos entes malignos mantienen las puertas abiertas para ellos mismos y para sus cómplices, manejando nuestros cuerpos a su antojo. La mayoría de nosotros somos semillas estelares(Maestros Ascendidos), y somos víctimas de ellos porque pretendemos librar al planeta de las fuerzas malignas que lo han controlado durante los últimos 10.000 años. Para una semilla estelar, la posesión por parte de seres malignos puede volverse crónica.
Al igual que Jesús, yo he aprendido a expulsar a esos seres malignos de mi cuerpo y a librarme de su influjo debido a que fuí atacado por ellos durante muchos años. Ahora que sé quiénes son y cuáles son sus capacidades, puedo ver las cosas desde la distancia y observar cuál fue su efecto en mi vida anterior.
Esos seres pueden provocar percances que van desde un tropezón hasta un accidente de automóvil. Las jaquecas y los dolores de origen inexplicable también son obra suya. Son capaces de tomar una pequeña emoción y hacerla crecer de forma desproporcionada. Pueden entrar en quienes nos rodean y alterar la forma en que perciben nuestras acciones de tal modo que reaccionen con rudeza y violencia ante nosotros. Cuando Jesús estaba en la cruz, dijo: "Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen". Lo que quiso decir es que todas las personas que intervinieron en su Pasión estaban poseídas y controladas por anti-cristos cuyo propósito era acabar con él.
Las jaquecas y la náusea son signos claros de posesión, pero muchas posesiones causan problemas a largo plazo. Cualquier carencia-de dinero, de amor, de amigos, de alimentos, de trabajo, etcétera- puede deberse a esos seres. Las fuerzas malignas inventaron los conflictos y las enfermedades, y muchos de nosotros recibimos su maldición desde que éramos pequeños. Los padres que abusan de sus hijos deben su conducta más a una posesión que a cualquier otra cosa. Cuando comprendemos este hecho, nos resulta más fácil perdonar a nuestros padres. Si otras personas han abusado de ti, velas como Jesús lo hizo y recuperarás tus santas capacidades de perdón.
Hace dos mil años no teníamos el control y el poder sobre el planeta que tenemos ahora. El Armagedón es una guerra que se desarrolla en las dimensiones cuarta y quinta. Se trata de una guerra estelar. Hasta ahora, las Fuerzas de Cristo han salido victoriosas, pero la batalla sigue liberándose en el presente. Algún día terminará y Cristo será el vencedor. 
Hace dos mil años no estábamos capacitados para librar de su posesión a las personas que participaron en la crucifixión de Jesús. De haber sido así, el resultado habría sido muy distinto. 
Ahora poseemos el poder y el control. Podemos detener nuestras diarias crucifixiones. No tenemos más que pedir a dios que nos libere de esta posesión. Cuando decimos: ¡Dios, libérame ya de esta posesión!, los seres malignos salen de nuestros cuerpos y desaparecen.
Puedes usar esta petición tantas veces como lo desees. Te recomiendo que la repitas cuando te despiertes cada mañana, siempre que te sientas enfermo o sufras algún dolor, o cuando te encuentres en algún lugar que desprenda energía negativa. Puedes repetirla cada hora para asegurarte de que estás limpio en todo momento. Cuando realizas esta invocación, Dios expulsa de ti a esos espíritus y los destruye..."

                                                                             Extracto del LIBRO DE LA ALEGRÍA, 
                                                                   Prem Raja Baba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares