Una llamada importante en el ZOO -segunda parte-

Continúo con mi viaje emocional y espiritual por el parque de nuestros "maestros" hermanos...

Caminando nos encontramos con los primates. Para ellos, escribiría un tomo dedicado a su inteligencia EMOCIONAL y ESPIRITUAL. Son seres realmente puros, inocentes y saben más de lo que podríamos sospechar. 
Tanto los chimpancés como los orangutanes y los gorilas están profundamente conectados a su extirpe, más no a los humanos. Tuve la profunda impresión de que ellos no querían ningún tipo de contacto con el humano. No les interesaba. Habían creado su propio mundo y su propia familia, ajenos a las miradas de otros seres y otras razas. Literalmente, no querían saber absolutamente NADA de los que observábamos. 
Hubo un momento en que E´boo, el gran macho alfa gorila cruzó la mirada conmigo, yo agaché los ojos en señal de respeto y le transmití que no estaba allí para nada más que escuchar. Él me miró de reojo mientras indicaba a los pequeños, a las crías, que pasaran delante de mí con premura. Iban a comer. Estaban tan metidos en su mundo interno y pequeño, que no prestaban atención a nada que los distrajera de su momento a momento. Eran un clan perfecto. 
Se limpiaban mutuamente, se reían, se acariciaban, se amaban. E´boo organizó poco después la hora de dormir. Trataba de guiar a los más pequeños diciéndoles cómo se tenían que tapar para el frío...y los pequeños sólo hacían que jugar y jugar, y no hacer ni caso. ¿Os suena?. Así son: familias que han aceptado dónde están y decidieron conjuntamente vivir a pesar de. 
Las diferentes razas de monos/primates tienen sus peculiaridades, sus grandes diferencias. Recuerdo a un mono pequeño que no recuerdo bien su raza que se quedó mirándome diciendo: ¿qué hace toda esta gente aquí?, ¿porqué nos miran contínuamente?, ¿qué hacen con esos flashes?...yo le dije: perdónanos, somos una raza estúpida que no sabe comunicarse ni comprender a otras razas...vosotros deberiáis estar en la selva, grandes árboles. En ese momento, se acercó un hermano suyo y comenzó a buscar hojas entre las rendijas de "su cárcel". Me mostraba cómo extrañaba alimentarse directamente de las hojas de los árboles. Es su naturaleza. Fue doloroso y triste no poder permitirles esa salida. Esa escapada libre y NATURAL.
Algunos felinos ni salían de sus "guaridas". No querían ver más humanos. No querían recibir cantidades indecentes de energía exigente y egoísta. No lo soportaban. Cuando pasabas por una de sus jaulas/hábitats, sentías toda la tristeza y la rebeldía que alguien puede proyectar en un lugar así. Tus ganas de rebelarte ya no son ganas. Es la única opción que tienes. 
Llegamos a los ciervos y gamos. 
Me daba vergüenza tener que mirarlos directamente porque, literalmente, sentía una tristeza infinita. Una cervatilla estaba profundamente enfadada. Su rostro sólo mostraba enfado y no quería que nadie la mirara ni la convenciera de ninguna de las maneras. No quería ninguna energía psíquica diciéndole NADA. Sólo quería que la dejaran en PAZ. 
Uno de los gamos me miró directamente y me suplicó con sus ojos: sácanos de aquí. SÁCANOS DE AQUÍ. No somos libres. Ella está enfadada, mucho, porque no comprende la naturaleza humana...no entiende porqué está aquí. 
Me sentí culpable. Me sentí horrible. Sentí que me daba asco el ser humano. No pude soportarlo. 
Los buitres estaban deprimidos, profundamente deprimidos. Y sólo tuve que aguantar a un energúmeno humano diciendo una cosa como esta: "mira hijo, eso es, eso, eso es ...eso come muertos."...
Pau y yo nos sentimos avergonzados de pertenecer a una raza que a pesar de llevar SIGLOS Y MILENIOS en este planeta, parece que jamás ha evolucionado en NADA. Te das cuenta de que la evolución es un mito y todo es cuestión de ESENCIAS O SERES...nada más.
Llegamos al "hábitat" del leopardo. Este se frotaba fuertemente contra la verja de al lado y se paseaba rugiendo fuertemente. Una niña, precioso SER, se dió cuenta de lo que hacía y les explicó de la mejor manera a sus padres lo que sucedía en la jaula del felino:
"mirad!!!, está esperando impaciente a su amigo. Lo está llamando. Quiere que salga su amigo de su casa"...y efectivamente, así era. El leopardo estaba tratando de llamar a su vecino, otro felino. 
Los niños, cuando no son contaminados por nuestras proyecciones y expectativas, y condicionamientos ancestrales, SON ELLOS MISMOS. Y su conexión con el mundo natural es TOTALMENTE PERFECTO. Su comunicación es directa y empática. 
También vimos cómo un guanaco se acercaba confiadamente a los niños. No toleraba a los adultos, pero los niños le parecían seres "guays". Los niños los alimentaban, los saludaban y se reían contentos de verlos. Ellos se preocupaban por las necesidades reales de los maestros. Son increíbles. Increíbles.
Los canguros se sentían agotados de soportar el ruido incesante del ser humano. Sus gritos, su falta de respeto, su mundo emocional no dominado en lo absoluto. Los canguros no soportaban el insoportable ruido que había en el zoo. Era para ellos, demasiado. Son seres muy tímidos, y a la vez, con una profunda conexión con el silencio natural. 
El ser humano no sabe lo que es el silencio...y parece que no quiera conocerlo de ninguna manera. Tiene que invadir y sostener el CAOS que lleva dentro, jodiendo a otros seres.
De salir corriendo, vaya.
Mientras veíamos cómo varias jaulas de felinos estaban totalmente vacías...escuchamos grandes rugidos. LEONES. Aquí llega mi debilidad. Mi conexión más profunda y no puedo explicar el porqué. Es simplemente así. Tal vez sea, porque yo soy leona más que humana...y sólo entiendo de REALEZA DIVINA y majestuosidad del SER. Me cuesta ser humano, me cuesta...
A lo lejos vimos a un león y dos leonas perfectas y maravillosas. 
Pero antes de llegar a ellos, girando nuestra cabeza hacia la izquierda nos encontramos con un SER perfectamente indomable, espectacular y hermoso: un tigre de bengala mágico y que lo inundaba todo.
Paramos y traté de conectar con él.
Tenía el ojo izquierdo tocado( no sé por qué razón), fastidiado y sentí que eso afectaba a su autoestima poderosa. Le hacía sentir inseguro, mucho. Sentí una fortísima onda de frustración, tristeza e ira implacable. También percibí completamente una fuerza descomunal interior...pero la impotencia no le permitía proyectar dicha fuerza. 
Traté de ponerme enfrente de él y enviarle mis más respetuosos sentimientos por su presencia allí. Como lo sentí bajo y frustrado, subí mi rostro y cabeza unos grados en forma de orgullo y de altanería poderosa ante el SER que presentía estaba viendo. Le mandé mis pensamientos más profundos a su corazón y le dije: Muestra TU ORGULLO, levanta tu cabeza por encima de todos nosotros, tú estás por encima de cualquier comprensión humana. Tú eres un REY de este Universo. Un rey que merece ser respetado y visto. Levanta tu mirada, hermoso ser, porque estás inundándolo todo. Una ciudad entera y un planeta entero está bajo tus órdenes, bajo tu majestuosa presencia divina. Enorgullécete de quién eres...porque yo estoy impresionada de verte y de sentirte. Cuánto más alzaba yo la cabeza, más alzaba la cabeza él...y en ese momento le dije: GRITA Y RUGE, para que todo el mundo escuche quién eres y de qué material estás hecho. RUGE, HERMANO REY, RUGE!!!. Que te oigan todos, que sepan quién está aquí!!!
En ese momento mágico, el tigre de bengala empezó a RUGIR como jamás he escuchado a un felino. ¿Habéis escuchado algo más impresionante que el rugido de un gran felino?. YO NO.
Siguió rugiendo fuertemente y empezó a moverse por todo el recinto nerviosamente...porque un SER poderoso lo que necesita es correr, moverse, hacer que su cuerpo físico explote como lo hace su esencia en este Universo. Quiere LIBERTAD, libertad de movimiento, libertad PARA SER. Y no se le está dando...no se le brinda la LIBERTAD que un SER PODEROSO COMO ÉL necesita y MERECE. 
Alguien tiene que hacer algo con ellos, y somos nosotros los responsables de su cautiverio. 
Debemos movilizarnos para que esto se acabe. Para que la LIBERTAD sea un hecho y un DERECHO. Porque lo es. LO ES.
A pocos pasos, estaban los leones. Había una leona que OLÍA perfectamente la llegada de los niños pequeños a su hábitat. Levantaba su cabeza y los miraba...había una mirada tierna en ella sobre ellos. La sentí como una gran protectora, una gran madre. Sentí que podía haber perdido algún cachorro en el camino...pero sólo fue una percepción. Tuve la sensación de que había tenido una pérdida...
Las dos leonas estaban muy tranquilas. Y el gran león...jamás he visto un león con un rostro tan bondadoso y bonachón como aquel. JAMÁS. Estaba de espaldas a la gente, pero cuando giraba su rostro hacia los lados...sólo veía RENUNCIA SERENA, aceptación y sabiduría. UNA SABIDURÍA QUE NO PODRÍA DESCRIBIR. Es como si aquel ser hubiera aceptado en su totalidad estar encerrado de por vida. Como si hubiera aceptado su situación y circunstancia. Su rostro reflejaba bondad, una bondad inusual en el rostro de un gran felino como lo son los leones. Con esto no quiero decir que los leones no sean bondadosos en su naturaleza...estoy diciendo que el reflejo de este ser me dejó muda. La aceptación de su circunstancia era tan grande que no supe lidiar con ello. FUE UNA LECCIÓN ENORME que hoy sigo rumiando.
Anyway, cualquier ser vivo debe ser libre y debe ser protegido y cuidado con el más mínimo detalle y respeto.
Recuerdo a las cabras montesas, a los buitres leonados, a los osos hormigueros...todos ellos quieren ser vistos, liberados y RESPETADOS. 
De nosotros depende cómo vamos a tratar a los maestros hermanos. De nosotros depende cambiar nuestra alimentación y nuestra forma depredadora de hacer daño a otros seres que no son como nosotros. De nosotros depende que crezcamos en amor incondicional o en depredación. De nosotros depende comunicarnos amorosamente con el Universo que nos rodea...o no comunicarnos debido al miedo, a la ignorancia y a la falta de autoconocimiento. De nosotros depende de que las cárceles sigan para los inocentes en este mundo o no. 
De nosotros depende nuestra felicidad o infelicidad plenas.
Siento gratitud por la presencia de estos seres en este planeta. Y siento gratitud por poder escucharles. Ahora trabajaremos para que su libertad no sólo sea escuchada sino VISTA Y VIVIDA. 
¿Me ayudas a que sean libres?, ¿a que lo seamos todos?.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Porqué mi hijo me odia?

La consciencia de la "posesión"