También nos TURBAN

A veces también nos turban y nos turbian a nosotras por diferentes motivos.
Profundos motivos.
Pero cuando volvemos a la quietud del fanagoso lago, podemos ver que las "brujas" eran reinas y que algunas reinas, simplemente lloraban en desconsuelo.
Soy de la opinión de que es más fácil tumbar a dos mujeres enamoradas, que dejarlas libres para que muestren sus alas y encuentren la verdad que nadie pudo lograr.
Batallas más difíciles hemos vencido...y no cualquier demonio puede quemarme. 
NOS.


Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Porqué mi hijo me odia?

La consciencia de la "posesión"