jueves, 12 de noviembre de 2009

Curiosa contradicción


La frustración es una de las sensaciones más limitadas que he podido experimentar a lo largo de toda mi vida, y esta misma me ha enseñado mucho, muchísimo sobre mí y sobre quién soy y hacia dónde quiero ir.
A veces creemos que la frustración es un elemento perturbador para las personas que se sienten incapaces de hacer algo, decir algo, expresar algo o ser algo. Lo cierto es que yo me he encontrado con la frustración asfixiante de querer ser más, hacer más o AMAR más y mejor.
Cuando aparace esa frustración, aparecen muchos demonios internos y muchas inseguridades no aceptadas. La aceptación es el comienzo de que acaben y no se interpongan en nuestros objetivos.
El primer papel que uno o una debe empezar a lidiar mejor es el de amarse más a uno-a mismo-a, antes que querer amar a otros.
Aceptar nuestra vida tal cual es, es un paso decisivo para llegar a más gente, y sobre todo, con más amor y más plenitud.
Necesitamos pasar más momentos a solas y hacernos diversas preguntas:
_¿Qué es lo que puedo entregar HOY?.
_¿ A quién quiero entregar parte de mi tiempo y parte de mi alma HOY?.
_¿Cómo puedo expresar amor y calidez hacia otros HOY?.
_¿En qué puedo serle útil a otro HOY?.
_Y especialmente, ¿qué puedo hacer HOY por mí mismo-a?. ¿Puedo cuidarme más?, ¿puedo ser más sincero, más abierto, más cálido?, ¿soy importante HOY para mí?, ¿escucho mis emociones, mis sentimientos?, ¿me abro a otros que me quieren?, ¿permito que se abran a mí?, ¿confío en mí y en los demás?...
A veces es muy frustrante para mí...querer llegar a otros y darles lo que hay dentro de mí de una manera directa y especial. Pero recuerdo enseguida que siempre puedo hacer cosas sencillas como por ejemplo: enviarle muchos pensamientos de luz, buenos sentimientos, una oración, una charla sincera interna, un abrazo amoroso, una buena palabra, un buen gesto, un guiño, una caricia, una escucha, una canción...
De hecho, siempre podemos enviar amor, siendo quiénes somos. Y viviendo de la mejor manera que uno-a puede vivir HOY.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares