miércoles, 9 de diciembre de 2009

Los jodidos FRUTOS


Hace mucho tiempo que vengo trabajando sobre ciertas ideas acerca del éxito o el fracaso.
Y he llegado a la extraordinaria conclusión de que el fracaso no existe. No.
Siento joderte todo tu espléndido enjambre mental, todo tu esfuerzo, todos tus trofeos de hojalata.
He reflexionado mucho acerca de cuánto daño pueden provocar determinadas frases históricas y religiosas que se adentran en el inconsciente colectivo, y afectan mucho más de lo que la gente suele pensar o imaginar.
Vayamos a la frase "por sus frutos los conocereis". Esta frase tiene tela marinera. Esta unión de palabras y sílabas es relativa, muy relativa.
No todo el mundo que consigue un hecho determinado es un gran genio ni una gran persona nisiquiera alguien del que se pueda aprender. Esto lo veo y lo vivo yo en primera persona todos los días.
No todo el mundo pasa por un proceso de maduración de objetivos luminosos y claros. No todo el mundo consigue lo que quiere sino lo que ESPERA su mundo externo de él o de ella. No todo el mundo valora el "fruto" obtenido.
Habría que aclarar QUÉ ES UN FRUTO.
Un buen fruto es un resultado que hemos deseado con todas las fibras de nuestro SER, que hemos direccionado desde lo más luminoso de nuestros deseos y objetivos del alma.
Un resultado, al fin y al cabo.
Toda nuestra vida se compone de millones de resultados pero eso no quiere decir que sean "fracasos".
Los resultados nos aportan muchísima información acerca de quiénes somos, de nuestras elecciones, de nuestras inteligencias físicas, emocionales y mentales. El fruto, lo que entendemos por el fruto social, es una meta. Simplemente, una estúpida meta, una simple meta.
Nadie te habla del viaje, del proceso de elaboración de un sueño, del trabajo "invisible" realizado hasta alcanzar el objetivo(y con invisible me refiero a un trabajo que sólo puedes ver y vivir tú. Ya que nadie sabe mejor que tú todo el transcurso de vivencias que has experimentado a lo largo de tu propia carretera o camino).
Ese trabajo invisible lo asocio con las flores que aporta un árbol o planta, no a sus frutos. El perfume es eterno; el fruto MUERE, finaliza.
Yo te invito hoy a que hagas una lista de todos los éxitos o resultados positivos que has obtenido a lo largo de toda tu vida. Te aseguro que te sorprenderás.
El perfume que vamos dejando a lo largo de nuestros infinitos resultados es mucho más palpable e importante que nuestros frutos. Tu perfume es lo que necesita este mundo tan marcado y tan dominado por el HACER y EL DEMOSTRAR A OTROS para que pueda despertar de ese sueño estúpido y relativo llamado "por sus frutos los conocereis".
Personalmente, tengo más triunfos de los que jamás hubiera imaginado. He hecho recapitulación de mi joven vida y la verdad, tengo una cola de maravillosos resultados que me han llenado en muchas ocasiones.
Por ejemplo, hace poco fuí consciente de que el primer libro que voy a editar no es el primero escrito por mí, sino el CUARTO. Sí, es el primero que voy a editar, pero mi vida está llena de literatura escrita y de una creatividad ilimitada, y me importa una mierda que mucha gente no lo sepa. No como de lo que piensen los demás sobre mí, aunque sí tengo claro que mi perfume trastoca muchas vidas que cruzan sus caminos con el mío.
Yo no empecé ayer a escribir. Llevo TODA MI VIDA haciéndolo. Eso es un gran resultado para mí, un gran ÉXITO. Y todo lo demás es banal y absurdo para mi propio aprendizaje y evolución humana.
En esto de los resultados pienso en Edison. Necesitó más de 36.000 resultados para hallar uno de los mayores inventos de la historia: la bombilla.
Me pregunto: ¿ seguiría siendo un gran inventor, un gran genio de la electricidad si hubiera abandonado en el resultado 35999?. Piénsalo.
¿Qué es lo que hizo de Edison un gran inventor???, ¿sus frutos???, o ¿su constancia, su inteligencia, su afán por superarse, su persistencia???, en definitiva...¿su perfume?...Piénsalo.
Los frutos aportan mucha satisfacción...o NO. Dependerá de nuestras intenciones claras o no claras, de nuestra magia por disfrutar del viaje, de nuestra profunda naturaleza, de saber quiénes somos y a dónde queremos ir.

1 comentario:

Entradas populares