miércoles, 11 de agosto de 2010

La maestría bien entendida


Antes de que siga con mi segunda parte sobre la homosexualización en la sociedad quisiera aclarar unos puntos importantes.
Yo, Elena, como mujer, me doy cuenta de que la maestría bien entendida es aquella que te reta, que te impulsa a ser mucho mejor, más consciente, más responsable para contigo mismo, más honesto, más claro y transparente, más libre de todo condicionamiento social.
Observo y aprendo de muchas mujeres que están en la huella espiritual y que desean compartir experiencias vívidas universales, que desean mostrar parte de esa gran sabiduría cósmica que a todos nos pertenece. También lo hago de los hombres que están en el camino del crecimiento y de la sabiduría universal. Me apasiona aprender de todos ellos...y como aprendo tanto, deseo la siguiente lección como una buena dosis de oxígeno álmico, y sigo aprendiendo mucho.
Dicho esto...deseo hacer una confesión: como alumna avispada y perspicaz, soy consciente de que hay muchos "maestros" o "gurus" espirituales que se están dejando muchas lecciones en el camino y no es precisamente porque no haya interés en ellas sino porque hay miedo. Y cuando hay miedo, lo siento, pero poco podemos enseñar.
Hay muchos profesores y maestros masculinos que no desean afrontar las lecciones más duras para esta humanidad sólo porque no desean enfrentarse a sus propios miedos. También estoy un poco sorprendida con las mujeres escritoras, coaches, sanadoras, médicas, terapeutas...en general, puesto que sólo desean alivianar cargas o de formas muy sutiles, tapar profundos traumas de diversas índoles. Eso no es honesto ni tampoco valiente. No estoy en contra de alivianar pero estoy a favor de que la gente sea honesta y limpie heridas profundas con agua oxigenada, no simplemente con agua.
El verdadero maestro(en mi opinión) es un pionero y no repite patrones de otros maestros anteriores, no es localizable ni catalogable. Es un SER totalmente fresco, libre de toda idea pasada o futura. En realidad, siempre lidia con "el trabajo más sucio" puesto que no teme meterse en la boca del lobo(dícese de las zonas más oscuras del ser humano; donde nadie se atreve a ir) y dedica su maestría a aceptarla, venerarla y alumbrarla.
Soy consciente de que una gran mayoría de mujeres del crecimiento humano están enfocadas en ser sanadoras y "complacientes" con los egos de las personas dormidas, es decir, no se arriesgan a ser honestas y hablar de lo que hay que hablar.
Ya está bien de esconderse detrás de la monótona carrera del éxito anunciado gracias a libros aburridos que NO MUEVEN A NADIE del sitio, de su sitio cómodo interno.
Está muy bien hablar de cómo atraer pareja o al hombre de tu vida, pero es mucho más sano centrarse en no tener expectativas con nadie y aceptarse a una misma por encima de cualquier circunstancia. Tirar el látigo, vaya.
Las nuevas maestras SON CAÑERAS, no vienen a complacer a nadie y mucho menos a una sociedad donde todo es complacencia y satisfacción inmediata. La satisfacción inmediata no funciona a largo plazo en tu alma. De hecho, es peligrosa puesto que te hace creer que no necesitas ningún tipo de movimiento interno o externo para alcanzar cuotas de sabiduría y felicidad. Los iluminados es otro tema...
Acepta una vida llena de retos, de desafíos, de aventura, por favor, sobre todo de AVENTURA.
Personalmente, deseo abrazarme a la inseguridad completa...no deseo ya ningún tipo de seguridad. Me ha hecho mucho daño a lo largo de mucho tiempo. Estoy cansada, literalmente, de la puñetera seguridad dels collons. (Si deseas saber qué significa dels collons...busca un diccionario valenciano o catalán y lo comprobarás).
Lo dicho, la maestría debe de ser algo fresco y nuevo, acorde a los tiempos que nos acompañan. Porque si todos venimos con el mismo rollo que Jesucristo, Buddha, Krhisna y toda la flota pesquera universal, vamos dados. Qué aburrimiento!!!.
Ya sé lo que estás pensando como buen alumno de todos ellos: "pero tenían la misma esencia"...
Lo siento pero me encanta saber y SENTIR que Buddha no tenía nada que ver con Jesús y a la inversa.
Esa es la autenticidad de todo maestro.
Bueno, y no te digo si te hablo de Osho...lo más politicamente incorrecto que ha parido el espíritu universal, gracias a los cielos.
Otro dato: que nunca te ABURRA un maestro, porfavor. Si te aburre, te has confundido de gurú blanco. Cámbiate, como de video club cuando no tienen las películas que quieres. Sé honesto contigo mismo.
Las nuevas maestras del planeta tierra van a ser grandes mujeres valientes que van a alumbrar caminos que nadie se atreve a alumbrar...son luces en la profunda oscuridad, son un regalo para Gaia, son una bendición si sabemos apreciarlas y verlas.
La maestría le ha sido arrebatada a la mujer durante siglos y milenios...y curiosamente, es ella la que va a abrir las puertas estelares doradas del planeta tierra. La mujer íntegra y despierta es la que va a tomar el mando de la liberación álmica colectiva. Ella tiene un papel importante que cumplir y sólo ella ha de descubrirlo y proyectarlo al universo de luz.
Hay personas que piensan que soy homófoba por haber expresado ciertas verdades universales. Aquellos que piensan eso... es que no me conocen en lo absoluto. No tienen ni idea, ni la más ligera idea de quién soy. Pero comprendo que son naturales y lógicas esas ideas ya que no me han seguido ni me ven en el día a día.
Soy una mujer respetuosa con las personas en general, me gusta el respeto y me gusta ser respetada.
Pero soy una pionera en las ideas sociales y no pienso dejar de decir lo que pienso simplemente porque otros no tengan el valor de decirlo, o porque, simplemente, no lo sepan.
La maestría bien entendida es aquella que te hace plantearte cuán agarrado estás a tus condicionamientos o creencias o ideas actuales y cuán estás de dispuesto a soltarlas o aprender de otras nuevas y más liberadoras.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares