domingo, 26 de junio de 2011

Abyss

Curiosamente, hoy por primera vez he visto una película que hacía años que deseaba ver pero por H o por Z nunca la veía del todo.
Se llama Abyss y es sorprendente que una película que tiene más de 20 años ya hablara de un tema tan actual como son los intraterrenos. Algunos directores de cine saben más de lo que creemos...Cameron lo sabe...
No os voy a contar la película pero sí os diré que me he emocionado mucho con una escena realmente impactante y mágica. 
Siento tener que joderos esta escena a los que no hayais visto la película pero tengo que compartirlo, porque es una metáfora importante de la vida misma.
El protagonista de dicho film está a punto de morir debido a una falta de oxígeno líquido  en lo más profundo del océano, y en ese momento le envía un mensaje gracias al equipo que lleva puesto a la mujer de la cual está enamorado pero no lo expresan entre ellos y le dice algo así: Sabías que lo haría y tenía que venir...te quiero, mujer(refiriéndose a ella como esposa).
Ella lo recibe y comienza a llorar.
A punto de desfallecer y abandonar el cuerpo, ve una luz que se acerca a él y cada vez se vuelve más luminosa y más luminosa. Es un ser precioso y maravillosamente hermoso(intraterreno) y le da su mano para que vaya con él...o ella.
El se va con dicho ser y llegan a una especie de ciudad intraterrena donde este magnifico ser lo introduce en ella por un montón de túneles y espacios que lo llevan a un sitio a salvo, donde él pueda respirar y estar a salvo. 
Se libera de la escafandra que lo estaba ahogando y expulsa toda el agua que había tragado, toda el agua que llevaba encima del traje.
Comienza a respirar y aparecen de pronto unos 4 seres luminosos preciosos. El empieza a intentar comunicarse con ellos, pero ellos sólo le muestran algo que a él le impacta(al igual que a mí) y es el último mensaje que le ha escrito a ella:
Sabías que lo haría y tenía que venir...te quiero, mujer. 
Es una escena tan hermosa, tan sanadora, tan luminosa!!!. Lo que tratan de decirle es que él se ha salvado porque decidió crear en su último momento de vida lo que deseaba, lo que verdaderamente deseaba. Y que el único creador de tu vida EN TODO MOMENTO eres tú. Sólo tú. No hay nadie más que tú creando...
No importan las aparentes circunstancias que nos imponga la vida, o que no podemos comprender con amplitud en el momento presente...pero sí podemos proyectarnos hacia donde queremos estar, hacia donde quienes deseamos ser. Sí podemos crear magia con un simple gesto. 
No hacen falta grandes actos, sólo el deseo hermoso de querer elegir lo que deseamos vivir.
Sólo quería compartir ese momento...ya que ha sido muy inspirador para mí. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares