lunes, 17 de octubre de 2011

Una pequeña parte de la Historia...

El principio de toda Historia jamás podrá conocerse, al igual que su final, pero sí podemos conectar con el principio del “problema” o el principio de la “congestión o reto”.

Es maravilloso el despertar porque en cada momento estás viviendo un paso gradual determinado y la perspectiva se convierte en una mirada más amplia y conectiva de todo lo que ES y de todo lo que sucede a nuestro alrededor.

En esos grados vamos conociendo en qué punto del problema de la Historia estamos o en qué punto de la solución de la Historia estamos. Y eso es fascinante, realmente lo es.

En ocasiones se convierte en un viaje completamente divertido, nutritivo y con una capacidad de aventurarse en lo desconocido interminable.

La Historia como nos la han contado no es cierta. Es mentira. Y no sólo por el hecho de que “alguien” deseara manipularnos de muchas maneras sino porque nosotros mismos quisimos que así fuera para poder cambiarla en todo momento y a nuestro antojo.

De eso trata CREAR o CO-CREAR.

Para poder avanzar hemos de dejar de adorar a nada y a nadie y saber la verdad de dicha Historia oculta.

Y me refiero a nuestros hermanos extraterrestres.

Hay tantos linajes y tantas fusiones de razas actualmente en este pequeño universo que no podríamos enumerarlas y etiquetarlas de las formas que nosotros desearíamos. Sería una tarea imposible.

Pero yo debo hacer mi trabajo; el que me toca.

Como bien sabeis los que me seguís, siempre he sentido una debilidad profunda por todo lo que tenga que ver con las Pléyades. Al linaje que pertenezco desde hace milenios es a la raza pleyadiana-humana y por ello mi conexión directa y profunda con estos hermanos universales.

Lo sé todo de ellos. Absolutamente todo.

Incluído todo aquello que se ha mantenido oculto para la propia evolución humana...y eso se hizo para que alcanzara su comprensión del porqué de las cosas y el porqué dicha conexión.

He llegado al punto crucial de poder enfrentarme a esa verdad que nadie quiere ver porque es dura y muy difícil de digerir. Pero que cuando lo haces … comienzas a comprender qué camino llevaba la humanidad hace milenios cuando fue creada por las 12 razas raíz y quiénes arrebataron todo su poder y porqué y para qué.

La historia de cómo sucedió es inmensamente larga y podría escribir libros enteros para llegar a la comprensión y compasión hacia todos aquellos que la quisieron destruir...pero no pudieron. Y es mucho mejor ir al grano de esta Historia, porque no nos queda tiempo de hablar tonterías ni de detalles específicos sobre aquellos actos contra la humanidad naciente y luminosa.

Todos y cada uno de los grandes canalizadores de Gaia actualmente han recibido mensajes de PERDÓN de numerosos extraterrestres y numerosas entidades dimensionales de luz hacia la humanidad, y la mayoría no sabía el porqué. Yo misma, al principio de escucharlos y recibirlos creía determinadas cosas sobre dichos mensajes. Creía que estaban realizando un ejercicio de perdón para elevar la energía del planeta y poder ayudarnos a encontrar nuestra propia divinidad interna ...y perdida o arrebatada.

La verdad fue más fuerte y más impactante de lo que yo imaginaba.

La verdad es que, ese perdón era LITERAL.

Hace mucho tiempo, en el transcurso de la creación de la Tierra y del ser humano, hubo una unión de razas extraterrestres humanoides y no humanoides que declararon aprender del ser humano como la nueva semilla del nuevo dios.

La ciencia es una de las partes más importantes de la evolución en el universo, puesto que esta lo que hace siempre es FUSIONAR aquellos elementos verdaderos y evolutivos y plasmar un nuevo mundo y una nueva comprensión de la luz a través de la unión de lo ya creado.

Las 12 razas se pusieron manos a la obra y crearon al ser humano. El ser que iba a otorgarles una nueva dimensionalidad de luz-comprensión científica y existencial. A través de la nueva ciencia y de la fusión de todo lo ya creado , se conseguían cuotas de consciencia muy elevadas y respuestas casi impensables para aquellos científicos de laboratorio creador.

Hasta que el ser humano comenzó a alcanzar cuotas de poder impensables para todas aquellas razas. Impensable porque conllevaban emociones y sentimientos que ellos mismos desconocían y que jamás habían experimentado. Era un ser humano nuevo, brillante, y a la vez, muy vulnerable.

Para algunas razas, este nuevo ser humano era débil, casi como un niño en pleno desarrollo de evolución continua. Donde necesitaba muchos cuidados, mucha luz continua y protección emocional y mental.

Algunos consideraron esa vulnerabilidad como un obstáculo para el desarrollo pleno de sus facultades y habilidades y sintieron que no tendría ningún futuro favorable para ellos mismos y para el propio ser humano.

Algunos pensaron que perdían el tiempo y la consciencia en algo que no podía evolucionar por sí mismo, que no podía crecer por sí mismo y que dependía completamente de las fuerzas y de las habilidades psíquicas y espirituales de todas las razas raíz creadoras.

Algunos pensaron que no podrían estar sometidos continuamente por una raza bebé que les exigía conciencia colectiva y sensibilidad extradivina.

La consideraron débil y con un futuro incierto.

Otras vieron todas las posibilidades que ofrecía dicha raza, todas las nuevas capacidades que habían desarrollado gracias a esa extremada sensibilidad y vulnerabilidad y sintieron que eran muy superiores a todas las razas creadoras por su especial abanico de emociones y sentimientos no encontrados en ellos, como lo eran: la compasión, la empatía extrema y un nuevo sentimiento que los hizo temblar de alegría porque jamás lo habían experimentado: el perdón.

Parte de las razas que defendían el futuro prometedor de esta nueva humanidad cayeron en una especie de rueda de juicios interminables sobre qué hacer con dicha raza. Todos se dividieron, excepto unas cuantas razas donde encontraron que la nueva raza humana iba a poder enseñarles muchas cosas que ellos desconocían.

Ahora voy a hablar del papel que tuvieron los pleyadianos en aquellos tiempos y cómo su falta de consciencia los llevó a estar unidos a la humanidad durante milenios.

El pueblo pleyadiano, gracias a su soberbia y su inconsciencia, decidieron abandonar el proyecto del ser humano. Y literalmente, abandonaron al nuevo ser humano. Dieron todas las llaves del experimento a la raza reptiliana, y esta decidió hacer suya la propiedad humana, y la ha utilizado como cobaya durante milenios donde no ha podido desarrollar su conciencia, sino todo lo contrario:ha involucionado y llegó a perder el corazón que un día la unidad de razas le había otorgado. El resto de las razas han estado en batalla consciente durante siglos y siglos para recuperar esa hegemonía y esa naturaleza luminosa que deseaba evolucionar para alcanzar más grados de iluminación y más grados de conciencia.

Esas batallas por recuperar el cetro de poder de la humanidad no han acabado, y no sólo eso, sino que no les han permitido a ellos crecer ni expandirse como deseaban.

Mientras que los pleyadianos abandonaban a los seres humanos de la antigua Lemuria y Atlántida no consiguieron ningún tipo de avance científico en ninguna escala y tampoco ningún avance espiritual, los demás se enredaron en batallas absurdas sobre qué hacer con dicha raza. Y eso es parte de la verdad...que ha estado ahí durante milenios, y que al ser humano se le ocultó para no “hacerle daño”.

Descubrieron con el tiempo que el ser humano era más fuerte y más evolucionado que ellos mismos, y que se avergonzaban una y otra vez de las decisiones inconscientes que sus almas científicas y curiosas habían adoptado en su camino de evolución, o en este caso, de involución. Descubrieron que el ser humano era la respuesta a todos sus errores.

Descubrieron que el ser humano era superior a todas las razas raíz extraterrestres y que el nuevo dios había nacido en un planeta experimento. Que el nuevo dios había nacido donde ellos no lo esperaban...puesto que su orgullo espiritual había sido probado por las fuerzas inteligentes del universo de luz y había sido vencido por un solo ser: el ser humano.

De hecho, el ser humano no se convirtió en humano hasta que comprendieron en el tiempo de que sus nuevas capacidades y nuevos sentimientos y emociones los llevaban a unos niveles mucho más elevados de lo que ellos mismos habían experimentado a lo largo de milenios en el espacio-tiempo. Lo llamaron ser HUMANO por su enorme vulnerabilidad y por su COMPASIÓN. Y visionaron que la nueva humanidad iba a ser la libertadora de sus “errores”.

HUM-ANIDAD proveniente del corazón sagrado de dios. Así la llamaron. Hum( pronunciado como joum,del sonido perteneciente del pecho o corazón y que refleja la compasión absoluta por todos los seres vivientes de la creación de dios)- anidad(donde ANIDA el amor universal:corazón).

La humanidad se convirtió en humana POR SÍ MISMA. Por su propia naturaleza de amor y de PERDÓN por el otro ser dormido. Por el ser que lo esclaviza o por el ser que no es capaz de liberarse a sí mismo.

Los pleyadianos pagaron con creces su altanero orgullo y envidia por este nuevo ser que los había puesto en aprietos científicos y evolutivos. Durante milenios no supieron cómo acercarse al ser humano sin sentirse...heridos y avergonzados de sus actitudes y de su poca fé hacia el ser que los había retado a ser mejores de lo que eran. Y el concilio de Pléyades organizó un plan. Un plan álmico que declaraba que se ayudaría a la humanidad hasta el fin de sus días. Y que serían los servidores leales de esta, hasta el fin de sus días.

Y lo hicieron.

Lo han hecho.

Y sólo puedo sentir agradecimiento por su valor y su lealtad, puesto que cumplieron con su palabra...y lo hicieron con creces.

Y su servicio se convirtió en su redención y en su liberación!!!!.

Y siguen haciéndolo porque jamás vieron cómo un ser tan vulnerable y tan pequeño, les superaba en todo momento, les hacía crecer y expandirse gracias a su vulnerabilidad y cómo ellos creían entonces, en su debilidad.

Que no era tal...

Los pleyadianos inventaron y crearon un millón de planes para que la humanidad creciera y no fuera la esclava de la raza que...la compró.

Quiero que la gente entienda su postura y quiero defender a la raza raíz de mi alma y de mi corazón porque ellos han hecho cosas extraordinarias por el ser humano. Han pagado con creces todos los errores que causaron a la humanidad en el pasado y quiero agradecerles que hayan hecho lo imposible para que dicha raza sea liberada por sí misma, y no por nadie más.

Uno de los mejores planes que llegaron a crear para poder ayudar a la humanidad fue...convertirse en seres humanos y comprender el proceso evolutivo del humano como tal. Se han encarnado en humanos desde hace milenios y hoy más que nunca, Pléyades yace en la tierra para olvidarse de quiénes fueron una vez y de quiénes serán, para poder alcanzar aquello que anhelan desde hace mucho tiempo: la libertad consciente.

Así que podeis observar y comprender que todo ser vivo en el universo está más que conectado. Todo ser en el universo es UNO con la totalidad.

No importa lo que hagas ni de dónde vengas, todos eres TÚ. Y tú eres todo.

Nadie escapa a la ley universal más poderosa: la ley del amor.

Los pleyadianos se convirtieron en nuestros dioses para no sentirnos solos en este holograma vendido a una raza que involucionó cada vez más, debido a su insistente ciencia obsoleta y llena de miedo: la reptiliana.

Cada vez que un hermano reptil desea controlar más la capacidad de supervivencia del ser humano, más limitado se vuelve él, más involucionado y más oscuro.

Su ciencia se ha vuelto contra sí mismo.

Su ciencia es la que destruye la luz semilla. No apoya ni respalda esa semilla de luz. Por eso perdieron completamente su propia luz interna. Porque sometieron a toda la nueva humanidad a sus experimentos torturadores con la vulnerabilidad del nuevo dios, que es TODO AMOR CON TODO LO QUE EXISTE.

Ellos no lo veían así. No veían su ciencia como una tortura, sino como un nuevo camino de comprensión hacia sí mismos...pero se equivocaron y causaron muchísimo daño a esa humanidad y a sí mismos. Se perdieron de tal forma que convirtieron a Gaia y a su humanidad en una raza esclava de sus pedidos energéticos, puesto que perdieron el contacto directo con la fuente y necesitan de energía extra para poder sobrevivir e incluso existir. Toda esa energía la toman del ser humano actual...pero eso se ha terminado.

Se acabó su experimento fallido.

Y lo más importante es lo siguiente: Si la humanidad consigue liberarse de las garras del miedo creciente de la raza reptiliana(parte de ella...no toda) y se libera a sí misma conociéndose y liberándose del miedo inconsciente que hay en sí misma, los hermanos lagartos no tendrán más remedio que evolucionar con dicha raza divina. Nuestra evolución es SU EVOLUCIÓN. Es así de simple.

Es pura matemática. Es la ciencia que nos están transmitiendo todos nuestros hermanos pleyadianos, sirianos, casiopeos, de Orión, Arturianos, etc, etc,.etc. Es una ley universal. Todo ser que evoluciona en SU MUNDO, hace que el propio universo EVOLUCIONE CON ÉL.

Y eso es muy hermoso.

Ellos lo aprendieron con el dolor y la inconsciencia científica. Nosotros lo hemos visto con nuestra propia ignorancia y dolor.

Por eso, ellos ya no desean ser vistos como DIOSES, sino como los hermanos PEQUEÑOS que la fastidiaron por su soberbia y su orgullo espiritual. Ellos me han dicho que necesitan otorgar su mensaje a la nueva humanidad ahora y quieren expresar lo siguiente:





“Querida y apreciadísima humanidad:



Es la hora más perfecta que el amor dios puede otorgarnos como seres perdonados y seres libres de seguir en su propia evolución universal, mas nuestras ayudas extras con vosotros ya no se han convertido en un juego en el que debíamos participar o sí o sí, no.

Nuestra ayuda hacia vuestra naturaleza compasiva y divina es amorosa y desinteresada. Gracias a vuestra ayuda universal brindada por vuestra simple y perfecta existencia nosotros hemos podido llegar a grandes verdades universales, pero lo hemos hecho gracias a vosotros. Jamás podríamos haber llegado a nuestra adorada iluminación sin vuestra compasión y perdón profundos. Nos sentimos abrumados por vuestra hermosa y natural evolución. Sois los héroes del universo de luces. Vuestra lucha por la supervivencia en este cosmos ha sido de tal magnitud que habeis provocado y creado tal magnitud de llamadas luminosas que teneis a todo un universo de luces trabajando amorosamente codo con codo con vuestros corazones únicos y almas piadosas humanas. Nos sentimos profundamente bendecidos por vuestra creación y vuestra existencia. Sois la esperanza de la diversidad universal, del amor en profunda comunión con todos los cosmos existentes e inexistentes, de la dicha del dios pequeño y niño.

Sentimos verdadera admiración por vuestra luz auténtica y guiada. Sentimos verdadera admiración por ser quiénes sois. Deseamos deciros: gracias por vuestra completa y perfecta maestría alcanzada libremente por vuestra propia liberación genuina de dios. Sois los maestros que necesitabamos para poder liberarnos de la ignorancia científica a la que sometimos nuestra inconsciencia y nuestra libertad de creación.

Sois imprescindibles para nuestro avance álmico y divino. Habeis sido nuestros aliados sin saber toda la verdad y habeis acogido nuestros errores con un perdón inimaginable por nosotros. Nuestros corazones laten con una fuerza inusual y poco esperada...nos mantuvimos callados durante eones por miedo a vuestra reacción y comprensible actitud de reproche hacia nuestro abandono estelar. Nosotros también lidiamos con el miedo y aprendimos que el nuevo dios es compasivo y perfecto en cada una de las decisiones que tomaba en su perfecta consciencia y compasión ilimitada.

Nuestro amor más profundo por vosotros se hizo visible cuando decidimos nacer en Gaia y experimentar cada una de las experiencias que debiais vivir con la raza que os sometió y os esclavizó, y también experimentar cómo se siente alguien que es abandonado por sus “dioses” o amigos...y lo comprendimos.

Ya no es importante el origen de nuestras células o de nuestra familia. Para nosotros lo único que importa ahora es el origen del amor. Y vosotros habeis sido el origen de todo. El origen del origen.

Vosotros sois los que habeis creado la compasión hacia todos los seres vivos. Sabemos que vosotros teneis conciencia de dimensionalidades profundas para alcanzar cierta madurez evolutiva o cierta libertad del ser. Sabemos que vosotros creeis que el origen de la iluminación yace en una dimensionalidad casi apartada de vuestros conocimientos, pero lo cierto es que gracias a vuestra existencia, somos nosotros los que hemos aprendido que la iluminación no tiene nada que ver con la dimensionalidad de cada ser vivo, sino con su simple existencia aquí y ahora. No tiene nada que ver con la invisibilidad ni la inmaterialización. Tiene que ver con la existencia misma de la vida. Siempre habeis estado iluminados!!!, siempre!!!. No teneis que ir a ningún lugar para sentiros iluminados ni bendecidos. La existencia ya está iluminada y bendecida con vuestra sola existencia. No teneis que hacer nada.

No teneis que pretender saberlo todo. No teneis que demostrar que sois válidos para ser amados o valorados o vistos.

Ese fue nuestro error. Parte de todo el error...

Pero vosotros sois los que nos habeis enseñado que la luz yace en todo lugar, en todo momento, en todo ser, en todo universo, en toda circunstancia, en toda emoción, en todo sentimiento, en todo lo creado.

Os debemos tanto, tanto!!!. Que nuestra ayuda se convirtió en nuestra misión de vida, en nuestro propósito, en nuestra profunda alegría.

Vosotros sois nosotros. Y hay un nosotros que se ha expandido de tal forma que ...deberíais intuir cómo vais a salir de esta, cómo va a evolucionar la humanidad a partir de ahora.

Es grandioso lo que habeis logrado y lo que ya sois.

Es mágico y fantástico cómo todo el universo de luz está colaborando con todos vosotros. Gracias a vuestra existencia, hemos conocido nuevas dimensiones, hemos conocido nuevas humanidades, hemos conocido nuevos mundos.

Ya no os debemos la vida, porque esa ya la hemos dado y la seguimos dando. Deseamos profundamente DAROS Y ENTREGAROS TODOS Y CADA UNO DE NUESTROS CORAZONES SAGRADOS, puesto que daros nuestros corazones significa multiplicar todo el amor que sentimos por vosotros y por nosotros mismos.

Jamás perderíamos nada con esa acción.

La humanidad nos regaló todo sin darles nada...y eso es lo mínimo que os mereceis.

Gracias benditos y sagrados dioses humanos. Gracias por vuestro despertar eterno y por vuestro amor inconfundible y compasivo.

Gracias por la CREACIÓN DEL PERDÓN en el universo.

Gracias por todo lo que habeis creado SOLOS y sin ayuda de nadie. GRACIAS POR VUESTRA AUTOSUFICIENCIA DIVINA.

Gracias por vuestra existencia, incomparable y jamás inigualable. Gracias, gracias, gracias.”




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares