viernes, 23 de diciembre de 2011

Comportamiento natural versus comportamiento robótico

Estaba leyendo antes de ayer una entrevista a la escritora Barbara Ehrenreich y me gustó mucho encontrarme con una mujer que decía que entró en una "ira espectacular y descontrolable" cuando fue a buscar ayuda a una asociación de pensamiento positivo y crecimiento personal y le dijeron textualmente sobre su cáncer: esto es lo mejor que te ha pasado en la vida.
Bien. Vayamos por partes.
Me alegro de haberme encontrado con alguien que actuó correctamente y mandó a estos individuos a la mierda. Porque por mucho que hablemos de que un cáncer sí puede ser lo mejor que te ha pasado en la vida cuando lo has superado, no quiere decir que nos riamos en la cara de la gente y nos tomemos las enfermedades con un cachondeo propio de los que viven en los mundos de Yupi. No.
Precisamente, las personas con cáncer deben hacer un extraordinario trabajo y arduo, y muy molesto(por la acumulación de emociones reprimidas y formas de sentir erróneas durante años y aprendidas de estas odas a lo "positivo") en muchas ocasiones, simplemente para poder recuperar su flujo natural del SENTIR.
Si tienes un cáncer, lo último que deseas es hacer una fiesta con champán y gogós a tutiplén.
LO CORRECTO Y LO MÁS NATURAL ES CABREARSE Y MUCHO. Muchísimo.
Hablé hace mucho tiempo de los resultados que había obtenido el médico Jader Tolja acerca del cáncer y él comentaba que "los pacientes con cáncer son personas que no saben si sentir ira o no, si sentir enfado o no, si sentir rabia o no". Y esto me lleva sólo a una conclusión: hemos sido terriblemente manipulados por diferentes frentes sociales acerca de cómo sentir o cómo manejar las emociones.
Lo confieso, odio cuando alguien me habla de cómo manejar las emociones.
Las emociones no se manejan!!!, se SIENTEN!!!.
Hemos sido educados, muy mal educados en que la ira hará daño al que tenemos enfrente. MENTIRA.
No es cierto.
La ira no puede hacer daño a nadie a no ser que tú no te entiendas bien contigo. Es decir, que tú te tomes las cosas personalmente y que te creas literalmente lo que otros te dicen, hacen, hablan, piensan o sienten. Ese es nuestro trabajo individual.
Todos podemos expresar la mala ostia que llevamos, el odio(¿porqué no?), la rabia, la tristeza, el cansancio, la disconformidad aguda(no te gusta nada de nada...¿y qué?), el enfado, los celos...todo ello necesita ser aceptado y expresado.
Cuanto más te centres en quiero ser positivo, mientras tu cuerpo te está diciendo: me cago en tu positividad, quiero gritar como una posesa... evidentemente va a haber una contradicción física y emotiva, y es ahí cuando se crea la desarmonía en el cuerpo y en nuestra mente y en nuestras emociones. Y por supuesto, aparece eso llamado enfermedad.
Qué manía tenemos de machacar cómo nos sentimos!!!.
Yo le doy las gracias a todo mi odio, mi ira, mi enfado, mi rabia, mi mala ostia, etc, porque me lleva a estados profundos de relajación y de autoaceptación que no he conseguido con toda la "positividad del mundo". ¿Algo quiere decir eso, no?.
Mucho trabajo de la Nueva Era nos ha llevado a comportarnos como robots estúpidos y neuróticos creyendo que el positivismo trabaja, lo cierto es que no lo hace. Lo que trabaja son tus ganas, tu disciplina y tu voluntad irrompible. Eso es lo único que trabaja bien.
El comportamiento robótico positivo debe dar resultados, pero no los da. El comportamiento natural sí da resultados positivos.
Cuando te conectas a tu fuente y fluyes, das las gracias por todas tus emociones porque de hecho, te han salvado de grandes enfermedades y de grandes obstáculos mentales, emocionales y físicos.
Las emociones, toda la gama de emociones que porta el ser humano es inconmensurable. Las emociones y nuestros sentimientos son pequeñas bendiciones de la luz. Nos guían cómo ir por el camino, cómo ha de ser el siguiente paso en nuestras vidas.
Lo mínimo que hemos de sentir por esta guía emocional es gratitud.
Lo natural es escucharte.
Lo natural es enfadarte cuando lo estás.
Lo natural es estar cansada cuando lo estás.
Lo natural es admitir tu inseguridad cuando lo estás, porque así es más fácil que llegue la claridad y el discernimiento.
Lo natural es romper algo cuando lo haces.
Lo natural es perder los papeles cuando lo haces.
Lo natural es romper a llorar cuando lo haces.
Lo natural es estar resentido cuando te sientes resentido.
Lo natural es sentir que no estás preparado cuando no lo estás!!!.
Lo natural es sentir tristeza cuando te sientes triste.
Y así sucesivamente.
No seas un robot, sé un ser humano y no sientas verguenza de tus emociones, ellas te aportarán salud, alegría y mucha libertad. Cosa que el comportamiento robótico no te aportará jamás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares