martes, 7 de agosto de 2012

A ti, Conchín

Son 28 años los que nos conocemos.
Cómo pasa el tiempo, ¿verdad?.
Es increíble que todavía tengamos esa fluidez natural para mirarnos y saber que algo no anda bien o que todo funciona a la perfección.
Sé profundamente que estás viviendo momentos durísimos, fuertes, relevantes, y no desearía estar muy lejos de ti en estas circunstancias.
No me fío de las heridas ni de los dolores. Hay que saber tratarlos a tiempo y con cuidados intensivos.
Recuerdo la primera vez que te ví. Chiquita,muy morena y delgaducha. Te invité, sin más, a tomar un helado de limón casero en mi casa. Y tú, natural, me dijiste que sí.
De eso ha llovido mucho aunque me resuene a ayer mismo.
Te he visto crecer, te he visto llorar, reir, reir a mansalva, sufrir, pelear, batallar, trabajar como nadie lo hace, enamorarte, desenamorarte, mandar a la mierda a alguien, bailar, cantar con un cachondeo propio de los mejores cómicos del mundo.
Pero lo mejor es lo que has hecho conmigo.
Lo que has hecho con mi vida.
Me has apoyado siempre en TODO.
Jamás me has hablado mal de nadie que me haya roto el corazón. Todo lo contrario. Me hacías ver lo mejor de las experiencias y no te costaba vislumbrar todo lo bonito del otro.
Me has calmado cuando tocaba.
Me has escuchado como nadie lo hace.
Me has hablado desde lo más profundamente sabio que hay en tu alma.
Me has dicho lo que no te gustaba con tanto tacto que parecía que hasta te gustaba lo que no te gustaba!!!.
Me has guiado como sólo un ángel humano podía hacerlo.
No se te han caído los anillos en emborracharme a piropos delante de todo el mundo.
Siempre has hablado muy bien de mí a todo el mundo. El mundo me lo decía...
Me has ayudado cuando tú necesitabas ayuda.
Me has pasado un paquete de macarrones cuando a ti te faltaba el solomillo.
Siempre me recuerdas mis sueños; esté como esté.
No te has deslumbrado cuando todo el mundo parecía sorprenderse de mis talentos o dones. Tú sonreías y decías por dentro: esperad, no habeis visto lo mejor.
Eres buena. No, eres mejor. Eres la bondad personificada.
No te sale ser mala ni queriendo.
Siempre me has dado esperanza en todo.
En el amor, en la familia, en el trabajo, en las relaciones en general, en los sueños, en los objetivos, en las metas, en los proyectos, en todo!!!.
Hoy tú eres mi mayor pensamiento. Y quiero que sepas que no sólo estoy ahí entre las penumbras de las dos sino que quiero que sepa todo el mundo, que dios me dió el mejor regalo que un ser humano puede tener: una amiga y una hermana al mismo tiempo.
Te quiero con toda mi alma y mi corazón y deseo ver a mi niña de nuevo sonreir, llorar de felicidad y plagada de sueños renovados.
La oscuridad, a veces, se pega a quienes brillan en este planeta porque creen que son el sol que les está esperando más allá.
Todo pasará y volveremos a reirnos de los mascachapas que intentaban ligar con nosotras en la barra de Punto.
Te quiero, y esto va más allá de la muerte y del cielo mismo.
No tengo que decirte que cuentes conmigo PARA TODO. Aunque te lo voy a decir una vez más: CUENTA CONMIGO PARA TODO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares