lunes, 30 de septiembre de 2013

Médicos: los árboles

Benito, fue el primer árbol que me habló del perdón y de cómo podía llevar a cabo ese perdón. 
Bueno, en realidad, no me "habló" de él, sino que me lo mostró, que es algo bastante diferente.
Recientemente, me he reencontrado con 2 pinos de mi infancia y ellos me han enseñado el proceso de "sanación" instantánea de una forma indescriptible, y pongo entre comillas la palabra sanación porque para ellos, eso no existe.
Antes de hablar de mi proceso personal de "sanación" instantánea quiero transmitir el significado real y literal( y metafísico) de la palabra dolor.
Dolor significa ni más ni menos que ardor condensado o concentrado. El dolor indica que la fuente lumínica quiere pasar o fluir a través de todos y cada uno de nuestros cuerpos sutiles o físicos y no puede porque hay "resistencias" que se lo impiden.( Y el que no pueda también es una ilusión...porque lo hace a pesar de dichas resistencias...)
Ésas resistencias son las que hemos de desestructurar a base de una descodificación mental o física. Y en el aspecto físico es donde entran los médicos naturales: los árboles.
Cuando estamos viviendo un proceso físico de dolor intenso, hay que ser conscientes de varios puntos:

- El dolor NO ES una llamada del alma para que cambiemos "todo lo malo o negativo que somos". El dolor es una conexión directa con el alma para ser conscientes de que ya hemos cambiado algo importante en nuestras vidas. El dolor nos muestra un punto de CONSCIENCIA.

-El dolor NO ES un enemigo, es un aliado que pretende reajustar nuestra energía vital a la fluidez universal.

-El dolor es tan sabio y tan eficaz en nuestra liberación de la inconsciencia, que puede llegar a generar tumores físicos-energéticos para que lo que ya no es necesario en nuestra felicidad personal salga de manera inmediata ya para SIEMPRE de nuestro campo físico y dimensional. Y explico esto último con un ejemplo muy fácil.

Cuando recogemos basura y limpiamos nuestros habitáculos físicos, nuestra inclinación a hacer "ovillos o pelotas" de dicha basura nos lleva a una inteligencia innata de minimizar los residuos a la mínima expresión para que estos se destruyan más fácilmente, y a la vez, recojamos más basura y que todo se resuma en una limpieza TOTAL Y ABSOLUTA.

Este es el mismo proceso organizativo que sucede con los tumores físicos-energéticos. La fuente LUZ es lo suficientemente sabia como para recoger TODOS y cada uno de los residuos mentales, emocionales, físicos y espirituales; concentrarlos y reducirlos a una bola o pelota energética-física y "patearla" o neutralizarla para el resto de nuestros días.

Y aquí está el verdadero trabajo. El que precisamente, la quimioterapia(por poner un ejemplo) NO HACE NI PERMITE.
Lo que conocemos como tumor cancerígeno, es simplemente, un ovillo o pelota energética que hemos decidido CONSCIENTEMENTE tirar a la basura. Ese ovillo-pelota puede representar miedos, patrones de pensamiento x, formas de sentir, lo que sea.
Lo que nos importa o debería importarnos es la consciencia creativa de dicho ovillo.

Para todos aquellos que estén viviendo un proceso físico de dolor profundo e intenso, decirles que no vean este dolor como una amenaza; es una entrada de luz y nosotros hemos de permitir soltar la resistencia para la aceptación de la fluidez universal NATURAL.
He comprobado y experimentado que el reajuste energético físico es más rápido cuando conectas con la madre Tierra, y en este caso particular, con los árboles, es además mucho más rápido que el proceso mental-emocional.
Y aquí entran mis amigos: Benito, Augusto y César.


*Continuará...


1 comentario:

  1. Esos extraordinarios seres, que tanta bondad y sabiduria han aportado al SER humano, valga un profundo homenaje a ellos.

    ResponderEliminar

Entradas populares