jueves, 11 de junio de 2009

Directa en mis propuestas e innegociables

Con el tiempo, he aprendido a poner límites muy fácilmente y a clarificarlos mucho más en las acciones que tomo ó que dejo de tomar.
O como decía la que fue mi maravillosa y genial coach, Rosetta Forner, hay que tener muy claros los "innegociables".
Los innegociables son los límites conocidos por nuestro ser, alma y personalidad que ponemos en primera fila de la auto-estima, que llevamos a rajatabla y que sabemos, es un gran beneficio a corto, medio y largo plazo.
Una parte de mis innegociables en las relaciones amorosas es esta:
- No hablo con "paredes" ni con hombres que viven en un papel ó representan a algo que no son ellos en la intimidad. No saben cuándo le hablan a la "masa" ó a ella, ni con hombres que no son explícitos y nombran cada dos por tres a un todos y todas. Me explico.
Hay hombres que por su condición social, trabajo ó cargo de la "presidencia" ó whatever se dedican a egolatrizar su vida y pierden el contacto real con la tierra, osea, el suficiente calor directo con los seres humanos que la habitan. Eso incluye ningún tipo de apertura a la intimidad real con una mujer y basándola en notas indirectas, mensajes a terceras personas, poemas y canciones que la describen a la perfección...pero él ni se inmuta cuando la ve aparecer en su vida. Y no es porque estén "muy ocupados" y manden a un tercero a hacer lo que ellos deberían hacer, sino porque sus EGOS no se lo permiten.
Mujeres, no os auto-engañeis y no os enamoreis de una fantasía ó "personaje mediático". Enamoraros de un hombre, un buen hombre que esté dispuesto a querer conoceros y no busque excusas tan manidas como el trabajo, el reconocimiento, la fama ó la riqueza. Enamoraros de alguien que pueda veros y os trate como creeis merecer, pero sobre todo, enamoraros de vosotras mismas y de vuestros corazones. El corazón es frágil y hermoso...no lo regaleis al primer cerdo que llegue y os quiera convertir en un trofeo más.
No sois caballos de carreras detrás de un trofeo. Vosotras sois el regalo de la vida y debe llevarselo alguien que se quede mudo, y se arrodille con el corazón embriagado de tanta belleza y tanta luz que recibe de tu resplandor. Un caballero de la luz sonríe y se siente dichoso de tener a una diosa como tú en su vida...
Vamos a poner unas cuántas normas, ok?.
1ª norma: - Yo me relaciono con hombres amables y educados que sean capaces de respetarme y de verme. Hombres que se dirijan a mí directamente y tenga la sensación maravillosa de ser escuchada, atendida y respetada de todas las maneras posibles. Ególatras fuera!. Egos andantes fuera!. Incluído el tuyo...
2ª norma: -Hombres que dicen lo que sienten sin tapujos ni tapaderas ni disfraces. Hombres que se comportan como caballeros y son pro-activos, osea, se mojan ellos las manos y se remangan la camisa para conocer a alguien profundamente y verdaderamente.
3ª norma: - La agenda de él no es más importante que la mía por mucho que sea el presidente del gobierno!!!. Una no deja su vida ni su trabajo ni sus sueños por mucho que al otro le piquen los huevos ó necesite la teta de su mujer para llorarle encima.
Si me pongo dura con este asunto es porque me encuentro con muchas mujeres que pierden completamente la dignidad por alguien que les importa una mierda ellas...y eso es doloroso para la diosa que yace en nuestro interior.
4ª norma: - La intimidad, la verdadera intimidad se logra en un espacio para dos, en un tiempo para dos y en un lugar para dos. El número de la intimidad es 2. Dos almas y dos corazones que se convierten en un camino...
La quinta norma es que seas tú misma. Que nadie te quite la luz ni te la intente apagar...y admitir, que de vez en cuando una se equivoca en las elecciones y no pasa nada. Como me dice mi peque: tía, y tú, no pasa nada...
Que alguien no te VEA no quiere decir que no seas especial...lo eres, pero has de verte tú primero.

4 comentarios:

  1. ¿Y tú eres igual para con él? ¿O esto solo va en una dirección?

    ResponderEliminar
  2. Realmente tendríamos que dejarnos de tanta norma, no perdernos a nosotras mismas en extremos. Ni tonta ni sumisa, ni fria.
    Una relación es cosa de 2, si realmente piensas esto..buscate un amante, por que nadie te va a veneral, ni te va ha construir un tan mahal y menos si te comportas como una niña hija única egoista.
    No puedes pedir a alguien que deje todo por ti cuando no estas dispuesta ha ceder nada.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Rosetta por tantas lecciones como esta: No PIDO NI EXIJO NADA de lo que yo no pueda OFRECER. P.d: Yo aspiro a construirme mi propio TAJ MAHAL...no le dejaré esa tarea a nadie. Y sí, soy maravillosamente EGOÍSTA.

    ResponderEliminar
  4. Por cierto, lo de hija única me hizo gracia. Soy la octava, de NUEVE!!!...JAJAJA...

    ResponderEliminar

Entradas populares